Cancelan proyectos de desarrollo en Afganistán

Actualizado 22/10/2010 10:17:46 CET

WASHINGTON, 22 Oct. (Reuters/EP) -

Diversos proyectos de desarrollo y reconstrucción financiados por el Gobierno de Estados Unidos en Afganistán han sido cancelados por la decisión del presidente Hamid Karzai de prohibir la presencia de compañías de seguridad privada en el país, informaron este jueves miembros del Gobierno norteamericano.

Las entidades encargadas de ejecutar los proyectos cancelados, valorados en 1.500 millones de dólares según el diario 'The Washington Post', han decidido reducir sus operaciones ante el temor suscitado por la entrada en vigor, el próximo mes de diciembre, del decreto prohíbe operar en Afganistán a las firmas de seguridad privada.

Entre los proyectos afectados se encuentran algunos considerados clave para la estrategia de la OTAN contra la insurgencia afgana. Un alto cargo de la Administración estadounidense señaló que Estados Unidos quiere que el decreto de Karzai sea implementado, pero reconoció que algunas entidades están comenzando a sentir la necesidad de actuar con cautela y disminuir sus actividades antes de diciembre.

"No queremos que eso ocurra, así que estamos trabajando con los afganos para asegurarnos de que la ayuda no sea interrumpida", señaló en condición de anonimato el funcionario, añadiendo que la voluntad de Estados Unidos es que "el decreto pueda ser implementado", ya que se trata "de una buena idea".

Miles de compañías de seguridad privada --afganas y de otros países-- se ocupan de custodiar bases militares, embajadas, infraestructuras, proyectos de desarrollo, así como de escoltar convoyes y altos funcionarios en Afganistán.

El Consejo Nacional de Seguridad afgano se reunirá este fin de semana para discutir el asunto y estudiar las posibles soluciones para proporcionar seguridad a las organizaciones de desarrollo y otras entidades que lo necesiten, agregó el funcionario estadounidense.

La misma fuente reconoció que de no encontrarse una solución satisfactoria se podría convertir en realidad la cancelación de los proyectos de desarrollo y reconstrucción. "Pero definitivamente no es el punto en el que estamos ahora mismo", añadió.