Las caras de los niños que huyen de Mosul muestran el "miedo" que han vivido

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Las caras de los niños que huyen de Mosul muestran el "miedo" que han vivido

Niños desplazados por la ofensiva sobre Mosul
UNICEF/SOULAIMAN
   
Actualizado 03/11/2016 17:15:55 CET

La agencia de la ONU está vacunando a los menores desplazados y ofreciéndoles atención psicológica, además de actividades lúdicas

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los niños son siempre quienes "pagan el mayor precio" y en el caso de la ofensiva para recuperar la ciudad iraquí de Mosul se puede ver "a simple vista" en sus caras todo lo que han pasado en los dos últimos años y el miedo que han sufrido hasta poder escapar de Estado Islámico y llegar a un lugar seguro, ha explicado a Europa Press la jefa de operaciones del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), Pernille Ironside.

Según los últimos datos de la ONU, unas 20.700 personas se han visto desplazadas desde que el pasado 17 de octubre comenzó la operación militar para expulsar a Estado Islámico de Mosul, ciudad que ocupó en junio de 2014. UNICEF estima que de este total, unos 9.700 son niños que necesitan ayuda urgente.

"En algunos niños se podía ver a simple vista que habían sufrido un dolor enorme, miedo, violencia...", ha explicado Ironside, quien esta semana ha visitado uno de los campos para desplazados en Nargizlia. "Sus caras y sus cuerpos y la forma en que se comportaban dejaban ver lo que habían sufrido", ha precisado.

Para llegar a los campos de desplazados, "muchas de las familias han tenido que atravesar las líneas de frente y campos minados y se han enfrentado al riesgo de ser disparados", ha subrayado. Cuando llegan están "exhaustos, turbados y cubiertos de polvo y con la incertidumbre de no saber qué les va a pasar", ha añadido.

"Algunos de los niños que vi no tenían zapatos y cuando pregunté a uno de ellos me dijo que los había perdido mientras corría", ha precisado la responsable de UNICEF, resaltando el "alivio" visible en las caras de las madres por encontrarse finalmente en un "lugar seguro".

Ironside ha explicado que lo primero que se hace una vez que los desplazados llegan a un campo es realizar un control, que en el caso de hombres y adolescentes es más largo, y se procede a entregarles agua y comida. Además, hay trabajadores especializados en la protección de niños que hablan con las familias para poder detectar posibles casos de menores que necesiten ayuda de forma inmediata o si en el proceso alguno de los niños se ha visto separado o viaja solo.

VACUNACIÓN

UNICEF se está encargando de que "todos los niños de entre seis meses y 16 años sean vacunados contra la polio y el sarampión ya que estos niños llevan al menos dos años sin inmunizarse y en algunos casos nunca han sido vacunados", ha explicado Ironside. "Lo que queremos es evitar un brote de polio o sarampión, ya que se trata de dos enfermedades mortales", ha subrayado.

La atención psicológica es otro de los puntos clave de la ayuda que ofrece la agencia de la ONU. Así, hay equipos de protección móviles que recorren el campo y que visitan a las familias con el fin de comprobar si hay niños que necesiten "un seguimiento especializado, incluida atención en salud mental".

También están previstos recursos para poder atender eventuales casos de desnutrición, aunque "afortunadamente por ahora no se han detectado casos pero puede que sea prematuro pensar que no los habrá" porque por ahora las cifras de desplazados aún no son muy elevadas y quienes han huido son las familias que vivían en los alrededores de Mosul, no dentro en la ciudad.

RECUPERAR LA NORMALIDAD

Para los menores, recuperar una cierta normalidad en este tipo de situaciones siempre es fundamental, por eso hay "actividades recreativas y espacios educativos temporales para que los niños puedan estar ocupados durante el día".

"Ninguno de estos niños han ido a clase en dos años, aunque les habría gustado", ha subrayado Ironside, incidiendo en que en las zonas controladas por Estado Islámico o bien no hay escuelas o las que hay ofrecen una enseñanza que muchos de los padres no quieren para sus hijos.

"En muchos casos, a los niños ni siquiera se les permitía salir a la calle así que ahora el hecho de poder estar al aire libre es algo que les encanta", ha afirmado. Para los niños a partir de 10 años salir a la calle era algo "muy arriesgado" ya que "en el caso de los niños podían ser reclutados y las niñas podían ser tomadas como esposas para los milicianos".

En este sentido, ha contado el caso de una madre que mantuvo durante los dos años a sus hijos varones en casa sin permitirles "siquiera pasar por delante de la puerta para que nadie supiera que existían y evitar así que fueran reclutados a la fuerza".

"Escuchando sus historias uno se imagina lo que han tenido que hacer para sobrevivir y para escapar y el camino que tienen por delante tampoco es fácil", ha reconocido la responsable de UNICEF, por ello las organizaciones humanitarias se esfuerzan por ofrecerles letrinas, duchas, agua potable, atención médica y nutricional para cubrir sus necesidades.

HARÁN FALTA MÁS FONDOS

Por ahora, se están haciendo los preparativos para recibir a quienes huyan de la ofensiva y hay fondos al menos hasta finales de año, pero "a partir de enero harán falta más fondos". Además, "no conocemos cuál será la escala de todo esto" y aunque "nos hemos preparado para un desplazamiento masivo, si en un solo día salieran 50.000 personas podríamos vernos superados pese a todos los esfuerzos de preparación".

En todo caso, Ironside ha subrayado que "los niños son los que están pagando el mayor precio, como suele suceder, en esta crisis y estamos tratando de hacer todo lo posible para atender sus necesidades", tanto los que escapan como los que se quedan en las localidades liberadas.

"Se trata de una situación en desarrollo y los niños, y en general todos los civiles, tienen que ser protegidos durante la operación en curso", ha reclamado la responsable de UNICEF, reconociendo que "sin duda la situación dentro de Mosul va a empeorar por lo que la protección de los civiles será crítica".

A UNICEF también le preocupa "la protección de los civiles en Mosul después de que la ciudad sea recuperada en términos de lo que pasará a continuación en el control de la ciudad ya que existe el posibilidad de que se cree un vacío que podría ser ocupado por otras fuerzas negativas", ha remachado Ironside.

Aquí puedes ver la campaña 'Uno más uno, es mucho más' de UNICEF, para "concienciar sobre el peligro y la desprotección que sufren millones de niños en conflictos o desastres naturales".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies