Cesado un alto mando policial tras el informe sobre la tragedia de Hillsborough

Publicado 27/04/2016 21:35:56CET

LONDRES, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El jefe de la Policía en el condado inglés de Yorkshire del Sur ha sido apartado del cargo después de que un jurado atribuyese la muerte de 96 hinchas del Liverpool en 1989 en el estadio de Hillsborough a los errores cometidos por la Policía en el interior de las instalaciones deportivas.

El responsable político de la Policía, Alan Billings, ha admitido que las críticas y la pérdida de la "confianza" en la unidad de Yorkshire del Sur "no han dejado otra opción" que suspender de sus funciones a David Crompton, principal responsable de la seguridad en el condado desde hace cuatro años, según la cadena BBC.

El portavoz de Interior del Partido Laborista, Andy Burnham, había pedido expresamente la dimisión de Crompton en la Cámara de los Comunes, al entender que no había sido coherente con la disculpa que expresó en 2012, cuando admitió "graves errores" durante la tragedia y se disculpó "profundamente" en nombre de la institución.

Los 96 fallecidos eran hinchas del Liverpool que murieron aplastados cuando una avalancha de seguidores se vio bloqueada por las vallas de las gradas en el interior del estadio.

En su resolución del martes, el jurado estipuló que los espectadores no contribuyeron con su comportamiento al peligro que se generó en el interior del estadio, en el que había exceso de aforo, y señaló que los errores policiales dieron lugar a la peligrosa situación que condujo a la avalancha

El jurado subrayó que el máximo responsable policial durante el partido de fútbol, el superintendente David Duckenfield, incurrió en una "negligencia total" al incumplir su deber de proteger a los asistentes al encuentro. Duckenfield ha admitido que mintió durante las investigaciones.

La ministra de Interior, Theresa May, ha abierto la puerta a posibles procesamientos penales contra las personas implicadas en la tragedia o en situaciones de obstrucción posteriores. La Fiscalía y un organismo policial independiente tienen previsto concluir sus informes este mismo año.