Chile ofrece regularizar la permanencia en el país a más de 20.000 ciudadanos extranjeros

Actualizado 22/10/2007 22:44:51 CET

SANTIAGO, 22 Oct. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) - En el marco de la Política Migratoria de Regularización y en base al principio de reciprocidad internacional, el Gobierno de Chile anunció este lunes que ha decidido realizar un proceso de regularización migratoria de todos los extranjeros de que procedan de determinados países.

Los extranjeros beneficiados serán aquellos que se encuentren en el país en situación irregular y cuya nacionalidad sea argentina, boliviana, brasileña, colombiana, ecuatoriana, paraguaya, peruana, uruguaya, venezolana, panameña, costarricense, nicaragüense, salvadoreña, hondureña, guatemalteca, mexicana, dominicana, cubana, haitiana o de las Islas Caimán.

Se trata de una medida de la que se aprovecharán más de 20.000 personas, la mayoría de ellas de nacionalidad peruana. La Moneda busca con esta iniciativa que los extranjeros que no han regularizado su residencia puedan, en el corto plazo, contar con los permisos necesarios para el desarrollo de actividades, especialmente laborales.

Esta decisión se fundamenta en que la residencia irregular acarrea efectos no deseados tanto para los extranjeros como para la comunidad en general. Por ejemplo, la irregularidad facilita el incumplimiento de normas laborales en perjuicio de los trabajadores migrantes y les impide el acceso a los sistemas de seguridad social y de salud.

Es por ello que muchas veces son contratados por remuneraciones inferiores al salario mínimo o a las que fija el mercado, situación ante la cual los chilenos y extranjeros residentes quedan en desventaja para competir por los puestos de trabajo.

También se han tenido en cuenta razones de seguridad, ya que es conveniente para el país que la mayor cantidad de inmigrantes posible se encuentren debidamente documentados.

El proceso de regularización migratoria se iniciará el día 5 de noviembre de 2007 y se extenderá hasta el 5 de febrero de 2008. Podrán acogerse a éste los extranjeros de alguna de las nacionalidades antes mencionadas que hayan ingresado en territorio nacional hasta el día 19 de octubre de 2007 y que no tengan antecedentes policiales o judiciales, se encuentren pendientes de expulsión o de abandono del país o se les haya prohibido el ingreso en el mismo.

En virtud de este proceso, los extranjeros podrán solicitar y obtener visado de residente temporal por el plazo de un año. El valor de los derechos de este permiso de residencia será de cerca de 30.000 pesos chilenos --43 euros--.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies