La hija de Pinochet denuncia la intención de desprestigiar a su familia y asegura que regresará a Chile

Actualizado 25/01/2006 22:12:00 CET

SANTIAGO, 25 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La hija mayor del ex dictador Augusto Pinochet, Inés Lucía, quien se encuentra retenida en Estados Unidos en virtud de una orden judicial emanada de los tribunales chilenos, dijo hoy que la investigación de las cuentas secretas que su padre mantuvo en el Banco Riggs busca "el menoscabo y desprestigio" de su familia y aseguró que regresará a Chile para esclarecer su situación ante la justicia.

Inés Lucía Pinochet, al igual que su madre, tres de sus hermanos, una de sus cuñadas y dos ex asesores de su padre, fue encausada el lunes por el juez Carlos Cerda por el delito de evasión tributaria por 12 millones de euros y también por falsificación de pasaportes.

Ayer martes, su familia y los ex asistentes del anciano militar se presentaron ante el juez para ser notificados y la Corte de Apelaciones de Santiago les otorgó la libertad bajo fianza.

Sin embargo, Inés Lucía, la primogénita del ex dictador, viajó el domingo a Buenos Aires, Argentina, a pesar de que sus abogados le informaron del seguro procesamiento en su contra, según confesó su hijo, Rodrigo García, quien la acompañó hasta la capital del país vecino y la dejó en el Aeropuerto de Ezeiza, donde abordó un vuelo de United Airlines rumbo a Washington.

En la capital estadounidense fue retenida por la Policía Internacional, respondiendo a la orden del juez Cerda de ubicar su paradero.

SIN FECHA

Este miércoles, desde Estados Unidos, Inés Lucía envió una carta al vespertino "La Segunda", en la que dijo que regresará a Chile, aunque sin precisar la fecha, "para aclarar cualquier duda" sobre su patrimonio, al tiempo que negó haber cometido delito.

"Mi patrimonio es bastante menguado y se debe exclusivamente a mi esfuerzo y dedicación personal, actuando siempre de forma correcta",dijo la mujer.

"A lo largo de todo este extenso proceso he colaborado con cada una de las instancias que me han requerido la justicia, y he guardado por más de un año y medio un permanente silencio en espera de conocer los resultados de la investigación", añadió en la misiva.

Tal como lo hizo ayer su hermano Marco Antonio, atribuyó su actual situación judicial a una persecución en contra de su familia. "Lamento que organismos del estado sean utilizados con el fin de menoscabar y desprestigiar la honra de las personas, lo cual me ha llevado al convencimiento de que en este caso (de las cuentas secretas en el Banco Riggs) no se busca aclarar el origen de los fondos de mi padre, sino que algunos buscan el total menoscabo d de todos y cada uno de los miembros de mi familia", dijo la hija de Pinochet.

Inés Lucía aseguró en la misiva que siempre ha colaborado con la justicia y que "una vez que regrese, podré aclarar cualquier duda, como lo hice con el señor ministro (juez) don Sergio Muñoz", antecesor del actual magistrado investigador, Carlos Cerda.