Chile reactiva la solicitud de extradición del asesino de Víctor Jara, residente en EEUU

El cantante chileno Victor Jara
REUTERS - Archivo
Actualizado 08/07/2018 13:10:41 CET

SANTIAGO, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, ha anunciado la reactivación de las gestiones para solicitar a Estados Unidos la extradición del exmilitar Pedro Barrientos, quien asesinó al cantautor y activista Víctor Jara durante el golpe de Estado del general Augusto Pinochet contra el presidente Salvador Allende en 1973.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile ha enviado a Estados Unidos los antecedentes que permiten sustanciar la petición de extradición. Se trata de un caso particularmente emblemático para nuestro país por cuanto estamos hablando de Víctor Jara, un artista de enorme influencia en la cultura chilena y latinoamericana", ha destacado Barrientos en declaraciones a la prensa.

Barrientos vive desde 1990 en Estados Unidos, donde ha sido declarado culpable por tortura y asesinato del cantautor como consecuencia de una demanda civil interpuesta por la familia Jara por la que tuvo que pagar una indemnización por daños y perjuicios.

"Los tribunales de Justicia de Chile han hecho oír su voz y esa voz la lleva el Ministerio de Relaciones Exteriores a Estados Unidos. Para Chile el respeto al Estado de Derecho y a los Derechos Humanos es esencial. El respeto de a los derechos humanos es un principio inspirador de nuestra política", ha añadido Ampuero.

Hasta ahora han sido condenados en la Corte de Apelaciones por el secuestro y asesinato de Jara ocho militares retirados a 18 años de prisión. Además ha sido condenado el exdirector de prisiones Littré Quiroga.

Durante el golpe de Estado encabezado por el general Pinochet contra el presidente Salvador Allende, el 11 de septiembre, Jara --conocido por su respaldo a las reformas políticas impulsadas por el presidente socialista-- fue detenido junto a otros activistas, profesores y estudiantes y trasladado al Estadio Chile, que actualmente lleva su nombre.

Allí fue torturado durante horas: le cortaron los dedos y la lengua y le aplastaron las manos para después invitarle a cantar sus canciones. Finalmente fue acribillado a balazos.