Los conductores de autobús chinos no podrán beber alcohol durante las ocho horas previas al inicio de su jornada

Actualizado 31/08/2007 13:44:18 CET

BEIJING, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los conductores de los autobuses públicos de Beijing tendrán prohibido ingerir bebidas alcohólicas durante las ocho horas previas al comienzo de su trabajo, mientras que los cobradores no podrán hablar con ellos durante las horas de trabajo, según las nuevas reglas impuestas por el Gobierno municipal, según informó la agencia de noticias china Xinhua

El Departamento Municipal de Supervisión Técnica y de Calidad de Beijing emitió las nuevas reglas para estandarizar el funcionamiento del trabajo en los autobuses con el fin de garantizar un sistema de transporte público más eficiente ante la proximidad de los Juegos Olímpicos, que tendrán lugar en esta capital en agosto del año que viene.

De acuerdo con los nuevos estándares, los conductores no podrán tomar bebidas alcohólicas durante las ocho horas previas al comienzo de sus funciones ni podrán emborracharse en ningún momento. Según la ley china, los conductores en Beijing no pueden conducir sus vehículos si el contenido de alcohol en sangre supera los 100 miligramos por 100 mililitros de sangre. Los que son sorprendidos violando la ley, son arrestados inmediatamente por la Policía, y pueden recibir una multa de hasta 2.000 yuanes (unos 194 euros).

Las nuevas reglas señalan que los cobradores no podrán hablar con los conductores durante todo el recorrido realizado por el autobús y deberán ayudar a mantener el orden en los vehículos y resolver las posibles disputas entre los pasajeros.

Adicionalmente, la entidad reiteró la obligación de realizar exámenes de seguridad a los vehículos al comienzo del día, por lo que cada grupo de entre 25 y 75 autobuses deberá contar con un supervisor profesional de seguridad.

En China, el agotamiento, la sobrecarga, el exceso de velocidad y el exceso en el consumo de alcohol son las principales causas de los accidentes de tráfico. El año pasado, 89.455 personas perdieron la vida en este tipo de accidentes en todo el país, según datos del Ministerio de Seguridad Pública, mientras que sólo en la capital, y de acuerdo con las estadísticas de la comisaría municipal de Beijing, 440 personas fallecieron en accidentes de tráfico entre el 1 de enero y el 25 de mayo de este año.