China continuará patrullando cerca de una nueva base militar japonesa

Publicado 24/04/2014 13:43:34CET

PEKÍN, 24 Abr. (Reuters/EP) -

El Ministerio de Defensa de China ha comunicado este jueves que continuarán las patrullas militares en aguas próximas a una nueva base que Japón va a construir en una isla cercana a Taiwán.

La base, que albergará una estación de radar, se encuentra en la isla de Yonaguni, a 150 kilómetros de un archipiélago disputado en el este del Mar de China Oriental. Se trata de la primera expansión militar hacia el oeste que realiza Japón en 40 años.

"Vamos a estar muy atentos a las acciones militares más relevantes de Japón", ha declarado el portavoz del Ministerio de Defensa chino, Yang Yujun. "Soldados chinos van a seguir realizando maniobras, patrullas y otras actividades en esta región", ha añadido.

Los planes japoneses pretenden extender su capacidad de vigilancia sobre China y se ha producido en un momento en el que las relaciones entre Tokio y Pekín se han deteriorado como consecuencia de la visita del primer ministro japonés, Shinzo Abe, a un templo de las islas Yasukoni donde se rinde homenaje a criminales de guerra japoneses muertos en combate.

Las relaciones entre China y Japón se han visto condicionadas por la percepción que tienen las autoridades de Pekín de que Japón ha sido incapaz de expiar los abusos cometidos durante la ocupación de parte de su territorio durante la Segunda Guerra Mundial.

La modernización de la Marina china, así como su postura cada vez más firme con respecto a lo que considera aguas territoriales nacionales en los mares de China Oriental y China Meridional, ha provocado el nerviosismo de otros países de la región, especialmente en Japón.

La isla Yonaguni, de 30 kilómetros cuadrados, cuenta con 1.500 habitantes y es conocida por producir licor de arroz, ganado y caña de azucar, así como por ser un lugar favorable para practicar buceo. La decisión de Abe de desplegar tropas en este territorio ha demostrado las preocupaciones de Japón sobre la vulnerabilidad en la que se encuentran miles de islas que podrían estar amenazadas por China.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado que Washington se ha comprometido a defender a Japón, aunque ha negado que se haya establecido una nueva "línea roja" y ha instado a un diálogo pacífico entre China y Japón para solucionar el conflicto territorial sobre estas islas, conocidas como Senkaku por los japoneses y Diaoyu por los chinos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies