China insiste en que no necesita el permiso de Taiwán para abrir nuevas rutas aéreas

Publicado 17/01/2018 8:01:09CET

PEKÍN, 17 Ene. (Reuters/EP) -

El Gobierno de China ha insistido este miércoles en que no necesita el permiso de Taiwán para abrir nuevas rutas aéreas después de que las autoridades taiwanesas criticaran al Ejecutivo chino por ampliar de forma unilateral las rutas de aviaciones civil en el estrecho de Taiwán.

Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de China para Asuntos de Taiwán, ha negado que la decisión de Pekín suponga una ruptura del acuerdo alcanzado entre ambos países en 2015.

"Pero esto no significa que para abrir nuevas rutas aéreas sea necesario contar con el visto bueno de Taiwán", ha asegurado tras destacar que la nueva ruta en cuestión cuenta con la aprobación de la Organización Internacional de Aviación Civil.

La decisión del Gobierno chino llega en un momento en el que Pekín ha puesto en marcha un ambicioso programa de modernización militar que incluye la construcción de varios portaaviones y cazas 'invisibles' al radar para proyectar sus capacidades más allá de sus costas, además de reforzar "las patrullas de circunvalación de la isla" cerca de Taiwán.

Ma ha asegurado que la nueva ruta no afectará en ninguna medida a la seguridad aérea de Taiwán y ha indicado que ésta es de gran importancia para aliviar la sobrecarga del tráfico aéreo en la zona.

A principios de enero, el Gobierno chino anunció la apertura de varias rutas aéreas, incluida la ruta M503 en el estrecho de Taiwán, sin haber informado previamente al Ejecutivo taiwanés, que aseguró que esta actuación contraviene un acuerdo alcanzado entre ambos países en 2015 para discutir sobre estas cuestiones.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, tras reunirse con varios responsables ministeriales el domingo, ha asegurado que la decisión de China "no solo afecta gravemente a la seguridad de la aviación sino que perjudica la situación actual en el estrecho de Taiwán".

El Gobierno de China considera a Taiwán como una de sus provincias y decidió romper los contactos oficiales con el Gobierno de Taipei después de que el Partido Progresista Democrático, liderado por Tsai y de tendencia independentista, ganara las elecciones de 2016.