Médicos chinos acuerdan no transplantar órganos procedentes de presos condenados a muerte

Actualizado 05/10/2007 22:45:35 CET

LONDRES, 5 Oct. (EP/AP) -

Médicos chinos acordaron hoy no transplantar órganos procedentes de presos y otras personas bajo custodia, a no ser que el destinatario del órgano extirpado sea un familiar directo del preso. Este acuerdo fue alcanzado en el marco de una cumbre en Copenhague organizada por la Asociación Médica Mundial (WMA).

En el pasado, China ha reconocido que extirpa riñones, córneas, hígados y otros órganos a reos que se encuentran en el corredor de la muerte, pero los funcionarios aseguran que se trata únicamente de casos en los que cuentan con el consentimiento del donante.

Sin embargo, voces contrarias sostienen que los presos del corredor de la muerte no son verdaderamente libres a la hora de conceder su consentimiento y podrían verse forzados a convertirse en donantes, a pesar de que esa decisión vaya en contra de sus creencias religiosas, personales o culturales.

El anuncio dado hoy se produce después de varios años de debate entre la Asociación Médica Mundial y la Asociación Médica China. Ya el pasado año, la WMA adoptó una resolución en la que subrayaba la importancia de que sea una elección libre y documentada la de donar un órgano y declaró que los presos y otras personas bajo custodia no estaban en condición de dar consentimiento.

La WMA pidió entonces que la asociación china condenara cualquier violación de estos principios étnicos y que garantizara que los doctores chinos no estuvieran implicados en la extracción o transplante de órganos de prisioneros ejecutados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies