El Parlamento chino estudia el plan de los "súper ministerios"

Actualizado 11/03/2008 10:52:45 CET

BEIJING, 11 Mar. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit) -

La sesión del Parlamento chino de hoy, reunido desde la semana pasada en la capital, analizará el esperado plan de reorganizar el Gobierno en "súper ministerios", con el que Beijing pretende agilizar la gestión del Estado y evitar el solapamiento de funciones.

De acuerdo con el plan propuesto por el Consejo de Estado, el ejecutivo chino, el país pasaría a contar con una comisión nacional de energía, un ministerio encargado de coordinar tanto la industria como el sector de la información, así como otro ministerio encargado de aglutinar los distintos ministerios, agencias y oficinas que gestionan el trasporte en China.

La medida también "asciende" a la agencia encargada de proteger el Medio Ambiente, que pasaría a gozar de nivel ministerial, y refuerza el papel de las áreas más sociales.

"La protección medioambiental es una política fundamental en nuestro país, y es esencial para la existencia y desarrollo del pueblo chino", declaró Hua Jianmin, secretario general del consejero de Estado, según declaraciones recogidas por la agencia oficial Xinhua, que recordó el importante reto al que se enfrenta el país si quiere reducir la contaminación que sufre.

En total, se verán afectados por la reforma 15 de los departamentos gubernamentales; el número de ministerios, no obstante, sólo se reducirá en uno, ya que pasarían de los 28 actuales a 27. Los cinco súper ministerios se denominarían Ministerio de Industria e Información, Ministerio de Transporte, Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social, Ministerio de Protección Medioambiental y Ministerio de Vivienda y Construcción urbana-rural.

Según defiende el Consejo de Estado, la reestructuración no es más que una culminación de las reformas que se han estado llevando a cabo en los últimos 30 años, desde la puesta en marcha de la política de apertura económica de China.

El plan, resumió Hua Jianmin, "reorganizará, de forma más racional, las funciones de los departamentos gubernamentales encargados de regulaciones macroeconómicas, fortalece las agencias de Energía y Medio Ambientes, integra los organismos encargados de la gestión de la Industria y la Información, crea un Ministerio de Transporte y refuerza los departamentos encargados de la Administración y los servicios públicos".

Los expertos, sin embargo, se muestran cautelosos con su utilidad real. "Sin un avance en la reforma del sistema político, será difícil tener un verdadero sistema de súper ministerios", opinó Wang Yukai, de la Escuela Nacional de Administración, encargada de formar a funcionarios, en declaraciones publicadas en el 'Diario del Pueblo', portavoz del Partido Comunista. "La reestructuración política, como parte de una reforma total, debe profundizar en el desarrollo social y económico", afirmó por su Shu Yang, de la Academia de Ciencias Sociales de Guangdong, en declaraciones al mismo medio.

Anteriores reestructuraciones aplicadas por Beijing en el pasado terminaron alcanzando muchos menos de los objetivos marcados en un vasto país que, en ciertos campos, termina operando como reino de taifas debido a los fuertes poderes con que cuentan los gobiernos provinciales. "Hubo muchas esperanzas cuando las reformas llevadas a cabo por Zhu Rongji (primer ministro hasta 2003). Entonces dije que no se podía esperar mucho. Ahora, me reafirmo en mi antigua opinión", manifestó Ding Xueliang, experto en Beijing de la Carnegie Endowment for International Peace, en declaraciones a 'South China Morning Post'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies