China prohíbe el transporte de productos provenientes del cerdo tras detectar seis brotes de peste porcina en el país

Cerdo, granja
GETTY IMAGES / NARVIKK - Archivo
Publicado 03/09/2018 5:04:05CET

PEKÍN, 3 Sep. (Reuters/EP) -

Las autoridades de China han informado este lunes de que han prohibido temporalmente el transporte de cerdos y productos provenientes de dicho animal tras detectar seis brotes de peste porcina africana en varias provincias del país y han anunciado que cerrarán los mercados de cerdos para evitar que el virus se extienda.

Las medidas anunciadas por el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales son las más drásticas desde que el país detectó el primer brote de peste porcina hace un mes. Desde entonces China ha registrado seis brotes en cinco provincias: en Liaoning, en el noreste del país, en Henan, que se encuentra en el centro, y en las provincias orientales de Anhui, Jiangsu y Zhejiang.

La prohibición busca prevenir que los mataderos y las fábricas hagan uso de dichos cerdos o productos provenientes de las regiones afectadas. No obstante, detener el transporte de los productos porcinos y de los cerdos en cuestión también afectará a los granjeros, procesadores y mataderos de dichas zonas.

Generalmente, las granjas del norte suelen enviar cerdos a los mataderos del sur del país. El Gobierno ha indicado, además, que los cerdos de las provincias que no se hayan visto afectadas no podrán ser transportados a aquellas regiones que sí han registrado casos.

En la localidad de Xuancheng, en la provincia de Anhui, han muerto 134 cerdos en el marco del sexto brote detectado a nivel nacional, según datos del Ministerio de Agricultura. Xuancheng se encuentra a unos 70 kilómetros de la ciudad de Wuhu, donde se detectó otro brote la semana pasada.

Las autoridades estiman que 38.000 cerdos han sido sacrificados hasta el 1 de septiembre en un intento por contener el brote. Las provincias de Liaoning, Henan, Jiansu y Zhejiang estarían ya fuera de peligro --en total se han sacrificado 37.271 cerdos--.

La semana pasada el Gobierno alertó de la posibilidad de que se registren nuevos brotes y destacó el desafío que supone para Pekín controlar el virus.

Contador