El CICR aclara que no ha puesto en marcha el protocolo de liberación de rehenes

Actualizado 05/12/2014 23:38:03 CET

BOGOTÁ, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) ha aclarado este miércoles que no ha puesto en marcha el protocolo de liberación de rehenes, en medio de las especulaciones que apuntan a que ya se habría activado para recoger a los últimos secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Nosotros no estamos adelantando nada y estamos atentos", ha dicho la portavoz del CICR, Patricia Reyes, en declaraciones a Caracol Radio, al tiempo que ha reiterado que la organización humanitaria está dispuesta a colaborar en la liberación de los rehenes de las FARC.

Las liberaciones de rehenes de las FARC suelen implicar la creación de una misión humanitaria integrada por miembros del CICR y de organizaciones sociales que se traslada hasta el lugar pactado para la entrega.

Un día antes y hasta un día después de que se produzca la liberación, Gobierno y FARC suelen acordar el cese temporal de las operaciones armadas. Las coordenadas no se entregan hasta última hora para evitar filtraciones.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha dicho este miércoles que las operaciones militares para liberar a los últimos secuestrados por la guerrilla continúan y ha anunciado una recompensa de 100 millones de pesos (37.000 euros) por información sobre su paradero.

SUSPENSIÓN DEL DIÁLOGO DE PAZ

Estaba previsto que los negociadores del Gobierno viajaran el lunes a La Habana para reanudar el diálogo de paz con las FARC, pero el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, suspendió el viaje hasta que se aclarara el secuestro del general Rubén Darío Alzate.

Alzate fue secuestrado el pasado domingo en el corregimiento de Las Mercedes, al parecer, cuando se dirigía a una reunión con líderes locales. Junto a él viajaban el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, que también fueron capturados.

El Bloque Iván Ríos de las FARC ha reivindicado el secuestro de Alzate a través de un comunicado. La delegación de paz de la guerrilla, por su parte, ha aclarado que es "un prisionero de guerra" que fue capturado "en el teatro de operaciones".

La captura de Alzate se suma a la de los soldados Paulo César Rivera Capela y Jhonatan Andrés Díaz Franco que, de acuerdo con el Ejército, fueron secuestrados el pasado 9 de noviembre en el municipio de Tame (Arauca) "como desenlace de la operación militar 'Napoleón'".

Las FARC han confirmado que tienen en su poder a estos dos soldados, pero han aclarado que no son rehenes sino "prisioneros de guerra" y han expresado su voluntad de "dialogar" con el Gobierno para conseguir su liberación.

El Gobierno considera que estas acciones violan la firme promesa que el Secretariado de las FARC hizo a principios de 2012, como paso necesario hacia el inicio de un eventual diálogo de paz, de renunciar al secuestro de ciudadanos colombianos con fines extorsivos, que constituía una de sus principales fuentes de financiación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies