El CICR y MSF reclaman medidas inmediatas para salvar vidas en Ghuta Oriental

Edificios destruidos por los combates en Hamouriyeh
REUTERS / BASSAM KHABIEH
Publicado 21/02/2018 19:51:45CET

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y Médicos Sin Fronteras (MSF) han reclamado acceso inmediato de sus equipos a Ghuta Oriental, una zona situada a las afueras de Damasco, ante el temor de que haya miles de vidas en peligro por la intensificación de la ofensiva llevada a cabo por el régimen de Bashar al Assad y sus fuerzas aliadas.

La responsable de la delegación del CICR en Siria, Marianne Gasser, ha advertido de que "es probable que los enfrentamientos causen mucho más sufrimiento en los días y las semanas que vienen", por lo que ve necesario que los equipos de la organización puedan ingresar en Ghuta Oriental cuanto antes. En este sentido, ha advertido de que "las víctimas heridas mueren simplemente porque no reciben atención médica a tiempo".

"Al otro lado de la línea del frente, los habitantes de Damasco temen constantemente que sus hijos sean alcanzados por morteros. Es necesario detener esta locura. Los civiles no pueden ser objeto de ataques", ha enfatizado en un comunicado.

La última vez que el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria accedieron a Ghuta Oriental fue en diciembre, para facilitar la evacuación de 29 heridos, mientras que la organización no ha logrado prestar ayuda humanitaria en este enclave, donde viven unas 400.000 personas, desde noviembre.

La escalada de la ofensiva se ha traducido, desde el 4 de febrero, con al menos 346 muertos y 878 heridos, en su mayoría por los ataques aéreos lanzados sobre zonas residenciales, según las informaciones que tiene "documentadas" Naciones Unidas. Solo el lunes, durante un periodo de 13 horas, fallecieron 92 civiles.

Los centros médicos apoyados por MSF sobre el terreno han informado de que, en dos días y medio, han perdido la vida 237 personas y otras 1.285 han sido atendidas por heridas de diverso tipo, según un comunicado de esta organización, que ha confirmado también daños totales o parciales en 13 hospitales y clínicas.

"La necesidad de atención médica urgente y vital ahora en Ghuta es la más urgente de la que tenemos noticia desde que empezó la guerra", ha alertado la responsable de operaciones de MSF en Siria, Lorena Bilbao. Así, ha señalado que el personal humanitario no tiene acceso a materiales básicos que supondrían "una gran mejoría" y de los cuales dependen "muchas vidas".

MSF ha recordado que las infraestructuras y el personal médico gozan de especial protección en el marco del Derecho Internacional, después de que Naciones Unidas haya denunciado bombardeos deliberados contra este tipo de estructuras. El Alto Comisionado para los Derechos Humanos ha reclamado incluso que se investiguen crímenes de guerra.

El Comité Internacional de Rescate (IRC, por sus siglas en inglés) ha informado en Twitter de la muerte de un trabajador sanitario y de seis pacientes por los daños sufridos en una clínica apoyada por la ONG. "El terrible bombardeo de Ghuta Oriental en los últimos días ha dejado cientos de muertos. Hoy, el IRC llora a los suyos", ha lamentado la organización.