Cientos de desplazados en un pueblo de Colombia por el acoso de los grupos paramilitares, según AI

Auc
REUTERS
Publicado 07/03/2017 20:46:13CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 300 personas han tenido que abandonar sus hogares en la localidad colombiana de Peña Azul (noroeste) durante el fin de semana debido a la acción de los grupos paramilitares, "una prueba trágica de que el conflicto armado está lejos de haber llegado a su fin", ha denunciado este martes Amnistía Internacional (AI).

"Durante el fin de semana, alrededor de 200 hombres armados identificados como miembros del grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) entró en la localidad de Peña Azul (Alto Baudó, Chocó)", ha informado la ONG en un comunicado.

De acuerdo con testigos consultados por AI, los paramilitares entraron buscando a miembros de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), "lo que obligó a huir a 399 personas (128 familias) que temían por su vida". "Aún no se conoce el paradero de ocho familias", ha alertado.

En 2014, las AGC, integradas por antiguos miembros de los grupos paramilitares desmovilizados hace una década, lanzaron una ofensiva sobre Alto Baudó, territorio poblado por comunidades afrodescedientes e indígenas próximo al océano Pacífico, y otros municipios importantes.

En los últimos años, "ha habido noticias cada vez más abundantes de actividad paramilitar en la región del Alto Baudó". AI ha alertado de que se ha registrado un aumento de la actividad paramilitar para hacerse con el control de los territorios abandonados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los que aún ocupa el ELN.

Sin embargo, "las autoridades colombianas defienden categóricamente que todos los paramilitares han sido desmovilizados", lamenta la directora para las Américas de AI, Erika Guevara-Rosas. "En lugar de negar que los paramilitares continúan activos, deben actuar", ha reclamado.

Para Guevara-Rosas, "los trágicos acontecimientos del fin de semana muestran que la firma de los acuerdos de paz es solo un paso en el largo camino hacia un país en el que la gente pueda vivir sin temor a ser víctima de homicidio, desaparición o desplazamiento forzado por pánico a perder la vida".

"En amplias zonas de Colombia, el conflicto armado dista mucho de haber finalizado. A menos que las autoridades brinden protección urgente a estas comunidades, podrían perderse muchas vidas", ha advertido la responsable regional de la organización humanitaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies