Cientos de miles de colombianos se echan a las calles para protestar contra los secuestros

Actualizado 05/07/2007 23:28:30 CET

BOGOTÁ, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Cientos de miles de colombianos se han echado a las calles de las principales ciudades del país para protestar contra el secuestro y para pedir la liberación inmediata de todas las personas que siguen en cautiverio. Los actos que están teniendo lugar a esta hora fueron convocados días después de que 11 ex diputados secuestrados desde hacía cinco años por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) murieran en circunstancias aún sin esclarecer.

Las manifestaciones han sido convocadas tanto por las autoridades nacionales, regionales y de la Iglesia, como por los familiares de los secuestrados, organizaciones no gubernamentales y figuras de la cultura y la música, que ha recibido el apoyo total del Gobierno de Álvaro Uribe, con la intención de que millones de colombianos salgan a las calles para rechazar el secuestro.

Según el Secretariado de las FARC, los 11 ex diputados murieron el pasado 18 de junio por el "fuego cruzado", durante un ataque de un grupo militar no identificado a uno de sus campamentos. Sin embargo, el Gobierno ha asegurado en reiteradas ocasiones que no cree esa versión y ha acusado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia de haberlos asesinado de forma premeditada.

Los diputados formaban parte de un grupo de 56 rehenes que las FARC han propuesto intercambiar por guerrilleros presos. Pero el Gobierno y la guerrilla no han conseguido ponerse de acuerdo sobre las condiciones para negociar ese canje, conocido como intercambio humanitario. La lista de rehenes incluye a la ex candidata Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y decenas de políticos, militares y policías, algunos de ellos próximos a cumplir 10 años de cautiverio.

El presidente Uribe se sumó a lo largo de la mañana, junto a varios miembros de su gabinete, a los actos que están teniendo lugar en las calles del centro de Bogotá. El mandatario interpretó la convocatoria de una manera particular, ya que pidió que en la marcha se "exija a los criminales de las FARC liberar a los secuestrados".

Poco antes de encabezar la marcha Uribe dijo que no se arrepiente de la reciente liberación de 150 guerrilleros de las FARC, entre ellos Rodrigo Granda, porque lo hizo "de buena fe". "Las cosas que se hacen de buena fe no tiene porqué arrepentirse. Otra cosa es que esos bandidos de las FARC hayan respondido matando a los secuestrados diputados", precisó.

Por su parte, el alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, dijo que en la capital colombiana se intentará formar una gran cadena humana, fundiendo en un abrazo a quienes estén en las calles. En Cali, ciudad donde fueron secuestrados los diputados, la protesta está siendo encabezada por familiares, que aseguran que pese a haber perdido a sus seres queridos continuarán exigiendo tanto al Gobierno como a la guerrilla que negocien para poner fin al drama de los rehenes.

"Ya que no podremos obtener la libertad de nuestros familiares, seguiremos buscando que se ponga fin al drama de los demás secuestrados", afirmó en las últimas horas Fabiola Perdomo, la esposa de Juan Carlos Narváez, uno de los 11 diputados del Valle del Cauca muertos. "Nadie quiere que sus seres queridos regresen a casa en un féretro", agregó.

La convocatoria formulada inicialmente por los gobernadores de los departamentos del Valle del Cáuca y Antioquía, es la primera de este tipo que se realiza en forma tan amplia en casi una década. La radio y la televisión colombiana difunden frecuentemente mensajes invitando a manifestarse. Además, el reconocido cantante Juanes encabeza la marcha en su ciudad natal, Medellín.

Por su parte, la Iglesia pidió no instrumentalizar la convocatoria para propósitos particulares sino para condenar la violencia "venga de donde venga". Vamos a "expresar públicamente sentimientos de solidaridad y un grito de rechazo a toda forma de violencia, venga de donde viniere", señalaron los jerarcas de la iglesia en un mensaje de la Conferencia Episcopal.

El Eje Cafetero se unió a la gran marcha nacional con pañuelos blancos. El gobernador del departamento de Risaralda y presidente de la Federación Nacional de Departamentos, Carlos Alberto Botero López, encabeza la movilización ciudadana, que tiene lugar desde primera hora de la mañana en las calles de Pereira. "El asesinato de los 11 ex diputados es un grave atentado en contra del derecho a la vida y a la libertad frente al cual no podemos permanecer indiferentes", dijo.

Los colombianos en el exterior también fueron convocados a marchar contra el secuestro. Para ello, el Ministerio de Asuntos Exteriores pidió a los embajadores acreditados en los distintos países que invitaran a los compatriotas a participar en la jornada contra el secuestro. En un comunicado, el ministro Fernando Araújo Perdomo dijo que los colombianos debían sumarse a esta manifestación.

La invitación del ministro Araújo pide también a los colombianos en el exterior que asistan a las marchas en las ciudades donde están radicados vistiendo camisas blancas. "La idea es que porten pancartas en las que se exprese el repudio al secuestro", señaló. Tanto él como todos los funcionarios de la Cancillería participaron en las marchas que se realizaron en Bogotá.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies