Cinco atentados suicida en Irak matan a 45 personas, 12 de ellas en un ataque contra un hotel de Bagdad

Actualizado 26/06/2007 2:01:05 CET

BAGDAD, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Cinco atentados suicida perpetrados ayer en distintas partes de Irak acabaron con la vida de al menos 45 personas. El más destacado de los ataques tuvo lugar en un céntrico hotel de Bagdad, situado a sólo un kilómetro de la 'Zona Verde', y donde un suicida mató a 12 personas, entre ellos cuatro líderes tribales suníes que se encontraban en una reunión con representantes estadounidenses con vistas "a buscar un camino a reconciliación en este país rasgado por los enfrentamientos", según el representante especial de la ONU para Irak, Ashraf Qazi.

Al parecer, un hombre equipado con un cinturón de explosivos entró en la recepción del hotel Al Mansour, uno de los más importantes de Bagdad, alrededor del mediodía y, evitando las medidas de seguridad, detonó el artefacto. En el atentado resultaron heridas más de 20 personas.

En el hotel Al Mansour, situado en la margen izquierda del río Tigris, se encuentran las oficinas de varios medios de comunicación y estaban alojadas un número indeterminado de personas, según testigos.

Un agente de Policía identificó a cuatro de los seis líderes tribales muertos, entre ellos el ex gobernador de la provincia de Anbar Fassal al Guood, quien residía en el hotel, y el general Aziz al Yassiri, asesor del Ministerio de Defensa. La agencia Voces de Irak informó también de la muerte del poeta Rahim al Maliki. "Ha habido una gran brecha de la seguridad porque hay tres puestos de control, uno fuera y dos dentro", explicó Saif al Rubaie, de 28 años y trabajador del hotel que fue testigo del atentado.

Después de la explosión, un miembro del Consejo de Salvación de Anbar, al que pertenecían los fallecidos y que es aliado de las fuerzas estadounidenses y las autoridades iraquíes para combatir a Al Qaeda en esta región, subrayó que los líderes tribales que se habían reunido en el hotel fueron expulsados del Consejo "porque no iban a continuar trabajando" con este grupo.

El hotel Al Mansour, que también alberga la Embajada china y viviendas de un gran número de parlamentarios, está situado a sólo un kilómetro de la denominada 'Zona Verde', donde están ubicadas las oficinas del Gobierno iraquí y la Embajada estadounidense.

Para el representante especial de la ONU para Irak, Ashraf Qazi, el atentado contra el hotel es "un lamentable crimen" cuyo objetivo era sabotear "los esfuerzos para resolver las diferencias y promover la paz, tan necesaria para los ciudadanos iraquíes",

Pero este ataque no ha sido ni mucho menos el único que ha ocurrido hoy en Irak, ya que otros cuatro ataques suicidas y algunos bombardeos y tiroteos han provocado la muerte de al menos otras 33 personas. El Ejército estadounidense, por su parte, informó del fallecimiento de un soldado en un ataque con armas ligeras en una zona del sur de Bagdad o las afueras, aunque este dato no fue especificado.

13 POLICÍAS IRAQUÍES MUERTOS

Por otro lado, terroristas suicidas mataron a al menos 13 agentes de Policía en un ataque contra una comisaría de las fuerzas norteamericanas e iraquíes en la ciudad de Beiji, a 250 kilómetros al norte de Bagdad. Cinco soldados estadounidenses sufrieron heridas de carácter leve.

Los primeros informes policiales hablaban de un único camión bomba, pero el Ejército norteamericano dijo después que dos coches bomba habían sido detonados poco antes de las ocho y media de la mañana (diez y media en la España peninsular).

Este ataque ocurrió a continuación de otro perpetrado por unos 30 insurgentes, que disparaban armas ligeras, pero un comunicado del Ejército estadounidense indicó que el ataque fue repelido por las tropas norteamericanas y la Policía iraquí.

Un civil herido explicó que el tiroteo comenzó desde dentro del edificio tras la deflagración. "Estaba en el supermercado cuando la explosión ocurrió y corrí con otros a un lugar para ver si había alguna víctima y entonces fui disparado desde la comisaría", relató.

Aproximadamente 45 minutos después, otro atentado suicida con coche bomba tuvo lugar en un puesto de control de fuerzas iraquíes y estadounidenses en el centro de Siniya, 15 kilómetros al oeste de Beiji, matando a dos soldados iraquíes e hiriendo a otros tres.

SEGUNDO ATENTADO EN HILLA EN TRES DÍAS

Mientras, a primera hora ayer otro coche bomba conducido por un suicida se empotró contra un puesto de control cerca de las oficinas del Gobierno provincial de Babel en la ciudad de mayoría chií de Hilla, matando a al menos ocho personas, tres de ellas policías, e hiriendo a otras 31. Este es el segundo ataque en esta localidad en tres días.

"El suicida aprovechó la hora temprana (las seis y media de la mañana) e intentó chocar contra la barrera metálica y conseguir penetrar así hasta el edificio, pero el vehículo explotó prematuramente contra la barrera a pesar de que tomó por sorpresa a los policías", explicó Baha Abdul-Sadda, agente de la policía de 21 años que presenció el ataque y que presentaba heridas leves.

La quinta bomba estalló en un coche aparcado en el centro de la ciudad de Mosul, en el norte el país, matando a un civil e hiriendo a otros 20, según informó el policía Mohamed al Wakaa, quien añadió que no había objetivos policiales o militares en la zona.

Por último, se registraron dos lanzamientos de proyectiles de mortero que impactaron en el distrito bagdadí de Fadhil, un enclave suní del centro de la capital. En el ataque murieron dos civiles y otros tres resultaron heridos, según la Policía.