Un ciudadano búlgaro se quema a lo bonzo para protestar contra la corrupción en el país

Actualizado 14/03/2013 18:52:22 CET

SOFÍA, 14 Mar. (Reuters/EP) -

Un ciudadano búlgaro de 51 años se ha quemado este jueves a lo bonzo, en señal de protesta por la pobreza y la corrupción que existen en el país y demostrar así su rechazo ante el actual sistema político. En estos momentos se encuentra en estado crítico.

"La ira popular se ha desbordado. No hay nada por lo que esperar", así que "vamos a comenzar nuevas protestas", ha subrayado el líder del movimiento de protesta Puente de las Águilas, Yanaki Ganchev, antes de la manifestación prevista para las 18:00 hora local (17:00 hora en la Península).

Este ha sido el cuarto caso de inmolación en poco más de un mes y, por el momento, ésta es la única persona que ha sobrevivido. La última persona que se quemó a lo bonzo lo hizo el pasado miércoles en el exterior de la sede presidencial, al tiempo que Marin Raikov tomaba posesión del cargo de primer ministro.

"El Gobierno interino sólo es otro intento de sustitución y no un cambio real", ha destacado Ganchev.

Desde hace más de un mes, los manifestantes han tomado las calles de Bulgaria. En un primer momento, los ciudadanos protestaron contra la última subida del precio de la electricidad y, posteriormente, contra la pobreza y corrupción que existe en el país. El tamaño de las protestas se ha reducido en la última semana.

Ángel Slavchev, que lidera el movimiento Iniciativa Ciudadana Nacional, también ha puesto en duda la independencia del nuevo ejecutivo, pero ha dicho que le dará una semana para que demuestre su valía. "La gente está harta de que nadie quiere oírles, por lo que puede haber nuevas protestas violentas si el Gobierno no toma medidas urgentes", ha indicado Slavchev.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies