3 claves sobre el 'gasolinazo' que ha sacado a México a las calles

3 Claves Sobre El 'Gasolinazo'.
EUROPA PRESS
Actualizado 17/01/2017 12:17:58 CET

MADRID, 11 Ene. (EDIZIONES) -

Varias ciudades mexicanas se han convertido en el escenario de manifestaciones en contra de una medida del Gobierno que ha sido bautizada como 'gasolinazo' y que contempla, como efecto más visible, el incremento de los precios de los combustibles entre un 14,2% y un 20,1%.

Los disturbios ya han dejado al menos cinco muertos muertos y un importante número de saqueos en tiendas del país, así como un balance de detenciones que supera las 1.500 personas por robos y actos vandálicos. Para contextualizar mejor el 'gasolinazo', su contexto y las razones expuestas por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, para su puesta en marcha, aquí te dejamos tres claves.

1) LA SUBIDA, POR TIPOS DE COMBUSTIBLE

El pasado 27 de diciembre, el Gobierno mexicano anunció, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, una revisión de precios de los combustibles según su tipo. De este modo, la conocida como Magna, de 87 octanos, experimentará un incremento de un 14,2% respecto a su máximo precio observado en diciembre, mientras la Premium, de 92 octanos, subirá su coste en un 20,1%. Por su parte, el diesel incrementará su precio en un 16,5%.

Este incremento generalizado fijará los precios medios por litro de estos combustibles --varían según las distintas regiones del país-- en 15,99 pesos (0,71 euros) para la gasolina Magna, 17,79 pesos (0,79 euros) para la Premium y 17,05 pesos (0,76 euros) para el diesel. El calendario del Ejecutivo prevé mantener estos precios máximos de forma invariable hasta el domingo 3 de febrero, tras lo que recibirán "dos actualizaciones semanales" y finalizarán con los ajustes diarios a partir del 18 de febrero.

2) LA CRISIS DE PEMEX, DETRÁS DE ESTA SITUACIÓN

El mercado de combustibles en México era un monopolio controlado por la operadora paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), hasta que el pasado año se fue produciendo la paulatina aparición de otras compañías petroleras en el espectro de gasolineras de las carreteras del país.

PEMEX sufre una importante crisis económica debido, entre otros factores, a la caída internacional de los precios del crudo. Teniendo en cuenta que la petrolera estatal aporta al Gobierno un porcentaje de un 20% de sus ingresos totales anuales, el Ejecutivo de Peña Nieto ha puesto en marcha distintas acciones para ayudar a la empresa a salir de este escenario de "problemas de liquidez", según palabras del propio presidente, un contexto que podría tener graves consecuencias para uno de los grandes productores de crudo del mundo.

Así, en abril de 2016 activó un rescate de 73.500 millones de pesos (casi 3.280 millones de euros). A esta acción se sumó una progresiva liberalización de los precios de los combustibles que contempla entre sus medidas esta polémica inflación.

La crisis de PEMEX había obligado a México a importar más del 60% de las gasolinas que se consumían en el país, de ahí que esta liberalización pretenda evitar que la situación de la estatal se agrave por sus problemas de producción. De hecho, el anuncio del 'gasolinazo' ha tenido lugar mientras gasolineras de algunas regiones del país comenzaban a sufrir problemas de abastecimiento de combustible.

3) SEGÚN EL GOBIERNO, "NO TIENE QUE VER CON UN AUMENTO DE LOS IMPUESTOS"

Uno de los principales motivos del descontento social de los mexicanos es la promesa que Enrique Peña Nieto había hecho tras aprobar en 2013 una Reforma Energética que entre otros aspectos, fue el paso previo a la liberalización del petróleo en el país, lo que levantó fuertes críticas por parte de la oposición. "A partir de este momento, en 2015 ya no habrá 'gasolinazos'", manifestó en vídeo el presidente en aquel momento.

Por ello, Peña Nieto ha sido firme a la hora de insistir en que esta subida de precios "no tiene que ver ni con la Reforma Energética ni con un aumento de impuestos", sino que tiene que ver con "el exterior". El mandatario centroamericano advirtió que las consecuencias de mantener un precio "artificial" de la gasolina en 2017 habría significado un gasto adicional de más de 200.000 millones de pesos (más de 8.800 millones de euros)".