El clérigo chií Al Sadr asegura que sólo el Ejército iraquí debe controlar las zonas liberadas en Mosul

Moqtada al Sadr
REUTERS
Publicado 24/03/2017 17:52:14CET

BAGDAD, 24 Mar. (Reuters/EP) -

El influyente clérigo chií Moqtada Al Sadr ha asegurado este viernes que sólo el Ejército de Irak debe controlar los territorios liberados del Estado Islámico en el norte del país, unas declaraciones con las que ha intentado apuntar que las distintas milicias que participan en la lucha contra los yihadistas pueden intentar apropiarse de la región.

"Es necesario apoyar al Ejército iraquí y a las fuerzas de seguridad para que completen sus victorias en las zonas usurpadas", ha dicho este viernes el clérigo durante su intervención en una manifestación masiva que ha tenido lugar en la plaza Tahrir de Bagdad.

"Ellos deberían ser los únicos que mantengan el control del territorio una vez liberado, nadie más. Ni los ocupantes, ni las fuerzas extranjeras, ni nadie", ha añadido.

La plaza de Tahrir se ha convertido este viernes en el escenario de una de las protestas más grandes de la historia reciente de Irak al reunir a cientos de miles de personas por orden del poderoso clérigo, que ha convocado protestas contra la corrupción endémica en el Gobierno iraquí.

Al Sadr, que durante la guerra lideró uno de los más prominentes grupos armados, el Ejército del Mahdi, lleva meses protestando la negligencia de las autoridades iraquíes y ha liderado numerosas marchas contra la llamada Zona Verde de Bagdad, un distrito fortificado donde se encuentran las embajadas y las sedes de Gobierno.

El clérigo también se ha dirigido a sus partidarios para condenar la corrupción generalizada en el seno del Gobierno iraquí "que no conoce ni etnia ni religión". "Da igual la pertenencia de los corruptos, vamos a detenerles y a expulsarles de sus escaños, a ellos que se han enriquecido a vuestra costa", ha declarado Al Sadr entre vítores.

El pasado mes de octubre, el Ejército iraquí puso en marcha la mayor ofensiva militar hasta la fecha en la lucha contra el Estado Islámico con el objetivo de recuperar la ciudad de Mosul, el principal bastión de la organización yihadista. En la campaña, las fuerzas iraquíes cuentan con el apoyo aéreo de Estados Unidos y varias milicias kurdas y chiíes. Se estima que sus tropas que luchan contra los milicianos islamitas están formadas por más de 100.00 unidades.

Varios altos mandos militares suníes temen que las milicias chiíes que colaboran en la ofensiva tengan la intención de quedarse con parte del territorio que liberen del Estado Islámico, lo que aumentaría una vez más las tensiones sectarias en la región, cuya población es predominantemente suní.

Los temores que ha expresado Al Sadr este viernes son más políticos, de acuerdo con los analistas. Según han explicado, al clérigo le preocupa que las milicias suníes ganen más influencia en el norte de la que ya tienen.

Las milicias controladas por el influyente clérigo, conocidas como Brigadas de la Paz o Saraya Al Islam, sólo están desplegadas en los alrededores de la ciudad de Samarra, donde se vive la mayor parte de la comunidad chií del norte de Irak.

El experto político iraquí Ahmed Younis ha asegurado que el discurso que ha dado Al Sadr este viernes ha sido un claro mensaje para los rivales de la comunidad chií.

"Está bastante claro que es un mensaje para los grupos armados chiíes en la región, para que no hagan el trabajo del Ejército y empiecen a hacerse con el territorio utilizando el pretexto de que están luchando contra el Estado Islámico", ha explicado Younis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies