El CNT mantiene detenidas a unas 7.000 personas sin representación legal

Actualizado 24/11/2011 9:34:56 CET

NUEVA YORK, 24 Nov. (Reuters/EP) -

El Consejo Nacional de Transición (CNT) mantiene detenidas a unas 7.000 personas, en su mayoría subsaharianas, sin acceso a una representación legal, a pesar del fin del conflicto entre rebeldes y 'gadafistas', según ha denunciado el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, en un informe.

En el informe, al que ha tenido acceso la agencia de noticias Reuters, se recogen "denuncias preocupantes" sobre la situación de los Derechos Humanos en el país tras la victoria del CNT, que serán presentadas al Consejo de Seguridad el próximo lunes en el marco del debate que sus 15 miembros realizarán sobre Libia.

En concreto, Ban denuncia que, a pesar de que los prisioneros de las fuerzas 'gadafistas' han sido liberados, el CNT aún mantiene a 7.000 personas en centros de detención provisionales al cargo de milicias revolucionarias, sin garantías judiciales.

La mayoría de los detenidos son subsaharianos que han sido objeto de torturas por parte de las fuerzas rebeldes por apoyar al líder libio, Muamar Gadafi, durante la guerra civil. En concreto, Ban indica que los miembros de la comunidad Tawerga han sufrido represalias por su participación en la batalla de Misrata.

En este sentido, organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que los ataques contra subsaharianos en Libia son indiscriminados, a pesar de que muchos de ellos no han participado en la contienda, sino que se encontraban en el país para trabajar en su sector petrolero y gasístico.

Además, el secretario general de Naciones Unidas ha expresado su preocupación por que las mujeres detenidas están bajo la supervisión de hombres, lo que podría dar lugar a episodios de violencia sexual y los niños están encarcelados junto a los adultos.

Ban también se ha referido a la situación de Saif al Islam, hijo de Gadafi, que se encuentra detenido. En relación a su caso, ha cuestionado la decisión del Tribunal Penal Internacional (TPI) de permitir que sea procesado en Libia, ya que la mayoría de los tribunales del país son inoperantes.

El informe recoge también las denuncias sobre los supuestos crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rebeldes y las fuerzas 'gadafistas' en Sirte, ciudad donde nació y murió el depuesto líder libio. El Gobierno interino ha anunciado ya la apertura de una investigación sobre la muerte de Gadafi.

En este contexto, Ban ha considerado que "todavía queda mucho por hacer" en Libia "para regularizar la situación de los detenidos, evitar los abusos en su contra y liberar a aquellos que no deberían estarlo". Si bien, también ha reconocido los esfuerzos del CNT por someter al control estatal a todos los presos.

El ministro de Justicia interino ha presentado a la Misión de Apoyo en Libia de Naciones Unidas (UNSMIL, por sus siglas en inglés) un proyecto de ley para reformar el sistema de administración de justicia del país que garantice la reconciliación nacional y las compensaciones a las posibles víctimas de crímenes de guerra.