La coalición liderada por EEUU abre una investigación por el ataque del jueves de Mosul, que dejó 200 muertos

Militar estadounidense cerca de Mosul
AZAD LASHKARI / REUTERS
Publicado 25/03/2017 7:54:30CET

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

La coalición militar liderada por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos ha anunciado este viernes que está investigando las informaciones que hablan de unos 200 muertos en una serie de ataques aéreos llevados a cabo por este grupo en la ciudad de Mosul en el marco de la lucha contra el autodenominado Estado Islámico.

El portavoz del Mando Central estadounidense, John J. Thomas, ha asegurado que el Ejército está tratando de determinar si la explosión fue provocada por ataques aéreos de la coalición o si se trató de algún tipo de bomba colocada por Estado Islámico.

"Es un asunto complicado y hemos tenido, literalmente, a gente trabajando sin parar durante toda la noche para entender lo que ha ocurrido", ha señalado, en declaraciones al diario 'The New York Times'. Thomas ha asegurado que tanto la explosión como sus causas están recibiendo atención "al máximo nivel" por parte de las autoridades.

Sin embargo, aún no han podido determinar quién es el responsable. "Por el momento la respuesta es: 'No lo sabemos'", ha apuntado.

El Ejército insiste en que su compromiso en la batalla contra Estado Islámico no ha cambiado. No obstante, ha reconocido que los ataques aéreos, tanto en Irak como en Siria, han sido de mayor potencia recientemente con el objetivo de que atacar al grupo por varios frentes.

Naciones Unidas ha expresado su profunda preocupación acerca de las informaciones que indican que más de 200 personas murieran en el este de Mosul a causa de los ataques aéreos perpetrados en el marco del operativo de recuperación de la ciudad iraquí.

Horas antes, el expresidente del Parlamento y actual vicepresidente de Irak Osama al Nujaifi ha culpado a las fuerzas gubernamentales que combaten en el país del excesivo número de muertes de civiles registradas en Mosul.

En un comunicado difundido este viernes, Al Nujaifi ha señalado que las muertes de civiles se deben al "excesivo uso de ataques aéreos, de artillería y de misiles" por parte de las fuerzas iraquíes y las tropas aliadas durante las operaciones contra el autodenominado Estado Islámico.

"Las armas de largo alcance, como cañones o cohetes, provocan daños que nuestros ciudadanos de Mosul sufren mucho más de lo que lo hacen los criminales de Estado Islámico", ha criticado, según el texto, recogido por el portal de noticias Iraqi News.

"La intensidad de los combates contra Estado Islámico no quita la responsabilidad humanitaria y moral de oficiales y comandantes por la cada vez mayor cifra de víctimas civiles inocentes que se han visto obligadas por el grupo terrorista a quedarse en su casa", ha señalado el vicepresidente.

Así, Al Nujaifi ha instado al Gobierno iraquí y a la coalición liderada por Estados Unidos a que reconsideren las reglas de su compromiso con los combates y que vuelvan a utilizar la "exitosa" estrategia utilizada para retomar la zona este de la ciudad.

"Cambiar las reglas de su compromiso es un asunto muy importante, especialmente teniendo en cuenta la presencia de 400.000 ciudadanos", ha señalado, antes de agregar que el Mando iraquí debe emitir órdenes para que no se bombardeen zonas con grandes poblaciones civiles.

Las declaraciones de Al Nujaifi llegan un día después de que unas 200 personas, en su mayoría civiles, murieran en la localidad de Mosul, en el norte de Irak, como consecuencia de los últimos ataques aéreos registrados en una zona residencial, según informó la cadena de televisión kurda Rudaw.

Los ataques tuvieron lugar en el barrio de Al Jadida, en el oeste de Mosul.

LUCHA POR RETOMAR MOSUL

Estado Islámico controla Mosul desde verano de 2014 y la ha convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad.

A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ordenó el 19 de febrero el reinicio de la ofensiva contra los yihadistas en el oeste de la ciudad, pidiendo a sus tropas que "respeten los Derechos Humanos".

Los milicianos yihadistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750.000 civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero tras más de tres meses de combates.

Unos 400.000 civiles podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los combates en el oeste de Mosul, muy afectado ya por la escasez de alimentos y combustibles, según advirtió el sábado la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande.

En el oeste de Mosul se encuentra el casco histórico con zocos centenarios, edificios oficiales y la mezquita desde la que el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó el califato en 2014.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies