Aumentan a 45.000 los afectados por el temporal en Córdoba y se mantiene la alerta roja en la mitad del país

Actualizado 13/10/2008 6:11:45 CET

BOGOTÁ, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Aumentan a 45.000 los afectados por el temporal en el departamento colombiano de Córdoba, especialmente en el sur, donde nacen los ríos San Jorge y Sinú, que ayer se desbordaron e inundaron diez municipios de la zona, según informó 'El Tiempo'.

El número de damnificados crece muy rápido. De los 17.000 iniciales se ha pasado a 45.000, según el último recuento realizado por el Gobierno. Las zonas más críticas son Buenavista, Montelíbano y La Apartada, ubicados en las riberas del río San Jorge, principalmente afectadas por el desbordamiento de las aguas.

De esta manera, las fuertes lluvias que se presentan en Colombia desde mediados de septiembre ya han causado cerca de 100.000 damnificados en todo el país, según la Oficina de Atención y Prevención de Desastres.

La directora de este organismo, Amanda Pulido, señaló que la difícil situación climática afecta principalmente a 49 municipios de 14 de los 32 departamentos del país, "pero el más crítico es el departamento de Córdoba".

"Estamos evacuando a muchas personas y la situación en las regiones cercanas a los ríos es grave. Lo difícil es que el problema tiende a complicarse porque las lluvias llegarán hasta finales de noviembre", enfatizó la funcionaria.

Montería, la capital de ese departamento, contabilizó ayer 986 familias (4.021 personas) afectadas, sólo en su territorio. Entretanto, San Pelayo, Lorica, Cotorra y San Bernardo del Viento, a orillas del río Sinú, tienen gran parte de sus tierras inundadas. También, unas 300 hectáreas de cultivos de maíz, arroz y plátano por la creciente de los ríos han quedado completamente destruidas.

La Armada Nacional y el Ejército iniciaron la evacuación de las familias damnificadas. Desde ayer están siendo instaladas en escuelas, salones comunales e iglesias. "Cruz Roja y Defensa Civil son las encargadas de atender en los albergues provisionales a estas personas", dijo Pulido.

Por otro lado, el alcalde de Montería, Marcos Pineda García, comentó que ya se habían detectado varios casos de diarrea y vómito entre la población infantil, a causa de las aguas estancadas. Por eso, desde ayer se lleva a cabo una brigada de salud y fumigación.

Las autoridades mantienen activada la alerta roja en la mitad de los departamentos, ya que los pronósticos meteorológicos prevén que la situación se agrave al no dejar de llover y provocar que los niveles de los ríos sigan aumentando.

Además, según informan los medios colombianos, el Gobierno ha enviado a este área 150.000 costales para construir muros de contención y contrarrestar la fuerza de las crecidas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies