El Gobierno estudia pedir la extradición de los directivos de Chiquita Brands

Actualizado 19/09/2007 19:43:40 CET

BOGOTA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Tras conocer la decisión de la justicia estadounidense que eximió de castigo a los ejecutivos del grupo bananero Chiquita Brands por financiar a paramilitares en Colombia, el Gobierno de Alvaro Uribe está estudiando la conducta de las directivas de la multinacional para determinar si es oportuno pedir su extradición.

El escueto comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores señala que se solicitará para este fin la colaboración de la Fiscalía si la conducta de los funcionarios de Chiquita Brands puede ser delito en Colombia. De ser así, "pediremos, con el apoyo de la Fiscalía General de la Nación, la extradición de esas personas hacia el país", indicó.

Las directivas de Chiquita Brands deberán pagar en Estados Unidos una multa de 25 millones de dólares, la cual podrán cancelar en un plazo de cinco años, después de que un tribunal de Washington aceptó el acuerdo entre el Departamento de Justicia y la multinacional por los pagos efectuados a grupos narcoterroristas en Colombia.

El juez de distrito Royce C. Lamberth aprobó el pasado lunes el acuerdo que había sido sellado el pasado mes de marzo y que también dispone un período de prueba de cinco años para la empresa. Se trata de la mayor multa impuesta bajo las leyes antiterroristas en Estados Unidos.

El Departamento de Justicia expresó en un documento la pasada semana que decidió no presentar acusaciones contra diez ejecutivos de la empresa. La decisión fue tomada "basándose solamente en los méritos y las evidencias" que enfrentaban en su contra, expresó un portavoz del departamento el pasado 12 de septiembre.

Por su parte, Chiquita explicó en una presentación judicial que "fue obligada" a efectuar los pagos y sólo actuaba "para garantizar la seguridad de sus trabajadores". "Chiquita fue extorsionada", aseguró la empresa. "Las amenazas que enfrentaba Chiquita eran muy reales, un aspecto que el gobierno no disputa", añadió.

La compañía dmitió que pagó cerca de 1,7 millón de dólares -- 1,2 millones de euros-- entre 1997 y 2004 a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), uno de los grupos paramilitares más temibles de la nación sudamericana. El Gobierno de Estados Unidos designó a las AUC como grupo terrorista en septiembre del 2001.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies