Piedad Córdoba: "Me duele la muerte del 'Mono Jojoy'"

Actualizado 24/11/2010 1:11:42 CET

Asegura que el conflicto armado en Colombia "sirve de excusa" para derrocar a gobiernos con posturas políticas "diferentes"

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ex senadora colombiana Piedad Córdoba ha expresado este martes su "dolor" por la muerte de Víctor Julio Suárez Rojas, alias 'Mono Jojoy', jefe militar de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), durante un acto en Madrid en el que ha abogado nuevamente por una salida negociada al conflicto que incluya a los grupos armados en esa nación sudamericana

Córdoba, quien fue inhabilitada para ocupar cargos públicos por 18 años, ha sido acusada por la Justicia colombiana de mantener vínculos con altos mandos de las FARC, incluyendo el 'Mono Jojoy', lo cual ha sido constantemente negado por la ex legisladora que aseguró que el Gobierno de su país "todo el que lucha por la paz lo quiere hacer ver como un terrorista".

El Ministerio Público en Bogotá inició un nuevo proceso contra la activista en base a informaciones contenidas en los ordenadores del también conocido como 'Jorge Briceño Suárez', que están siendo utilizadas por la Inteligencia para abrir procesos judiciales en contra de las personas que son mencionadas por los guerrilleros.

'Mono Jojoy', una de las piezas claves de las FARC, fue abatido en un bombardeo del Ejército colombiano que tuvo lugar el pasado 22 de septiembre en las selvas del sur de Colombia. Para el Gobierno de Juan Manuel Santos esta acción militar constituyó el primer gran golpe contra los grupos armados en esa nación sumergida en un conflicto desde hace cinco décadas.

Córdoba, que ha participado como mediadora en la entrega unilateral de 14 secuestrados, confesó su pesar por el fallecimiento del líder rebelde. "A mí me duele muchísimo la muerte de cualquier soldado, pero a mí también me duele la muerte del 'Mono Jojoy' que es un ser humano", expresó.

"SOLUCIÓN POLÍTICA"

La ex senadora aclaró que este sentimiento se deriva de su deseo por lograr una paz concertada que involucre a todas las partes, pues considera que los miembros de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) "son colombianos y colombianas como nosotros, y ellos y nosotros tenemos que construir una nación distinta en Colombia".

"Yo los asumo (a los guerrilleros) como mis hermanos y mis hermanas, los asumo como los patriotas también del país que seguramente no quisieran vivir una vida que los ha sometido a las peores situaciones del país", aseveró durante su participación en el "Acto político de desagravio y solidaridad con Piedad Córdoba" organizado por casi una treintena de grupos políticos y sociales de Colombia y España, que piden su restitución como senadora.

Para Córdoba es fundamental que cualquier solución al conflicto pase por un diálogo político porque las FARC, con las entregas unilaterales de rehenes, "han demostrado" su interés por sentarse a negociar con el Gobierno, pese a que Santos ha dejado claro que no hablará con la guerrilla hasta que no depongan las armas.

Pero la ex senadora es pesimista ante la posibilidad de que en Colombia se alcance la paz si se mantiene esta actitud. "A mí me quitaron la posibilidad de decir desde el Congreso lo que debo decir, si eso es a mí que además me formé en una universidad privada y formo parte de los partidos tradicionales ¿Qué diremos de quienes, como ellos (los rebeldes), han buscado por muchísimo tiempo la posibilidad de ser escuchados y de construir una agenda y una propuesta de paz?", se preguntó.

"DESESTABILIZAR A LA REGIÓN"

La ex senadora ha negado insistentemente cualquier vínculo con la guerrilla y con hechos violentos, así como haber recibido dinero del Gobierno de Hugo Chávez para financiar su campaña al Congreso para el período 2010-2014, al tiempo que denunció que todas estas acusaciones "infundadas" son parte de una "campaña de desprestigio, persecución, señalamiento y castigo", no solo en su contra, sino también contra líderes latinoamericanos.

"Esa capacidad de mantener el país en guerra es precisamente utilizada, hoy más que nunca, para desestabilizar a la región, para volver a atrás todos los avances democráticos que se han alcanzado con mucha dificultad", sostuvo.

Así, se refirió a los caso de Chávez, en Venezuela; Rafael Correa en Ecuador; Evo Morales en Bolivia; y Manuel Zelaya en Honduras. "El conflicto colombiano sirve claramente de excusa para derrocar a los gobiernos que se han levantado con mucha dificultad", fustigó.

"Cada vez se hace menos creíble el cuento de que Chávez es terrorista, de que Chávez protege a la ETA, porque sucesivamente va pasando con cada uno de los presidentes que tienen una postura política democrática diferente a la que impera en la región", señaló.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies