Siete militares colombianos, acusados por el homicidio de cinco civiles

Actualizado 02/02/2006 4:02:10 CET

BOGOTA, 2 Feb. (EP/AP) -

La fiscalía acusó ayer miércoles a siete militares por el asesinato de cinco civiles, entre ellos un menor de 14 años y un bebé de seis meses que tuvo lugar en Cajamarca, en el centro de Colombia.

En comunicado, la fiscalía afirmó que en la noche del 10 de abril de 2004 una patrulla militar disparó en área rural de Cajamarca, a 150 kilómetros al oeste de Bogotá, contra Norberto Mendoza de 24 años, Albeiro Mendoza de 18, Yamile Urueña de 18, Julio Santana de 14 años y el bebé Christian, hijo de Noberto y Yamile.

"La actuación de la patrulla constituyó infracción de la normativa humanitaria, pues atentó contra población civil ajena al conflicto", dijo el fiscal del caso en su exposición, al calificar el crimen como homicidio en primer grado.

Este ha sido uno de los casos más sonados que involucra a soldados en violaciones a los derechos humanos, ya que el presidente Álvaro Uribe se presentó en la escena del crimen con la cúpula militar el día después de los hechos para pedir disculpas por lo que se dijo entonces era un trágico error, resultado de la guerra interna que vive Colombia.

Sin embargo, miembros de la oposición llevaron al congreso testimonios que descalificaban la versión oficial y afirmaron que el ejército estaba asesinando civiles en su lucha contra la insurgencia.