Uribe acepta que una guerrillera de las FARC se infiltró en un curso de de oficiales del Ejército

Actualizado 14/11/2007 3:32:58 CET

BOGOTÁ, 14 Nov. (EP/AP) -

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, aceptó hoy que una militante de las redes urbanas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se infiltró en un curso para el ascenso de generales de la Escuela Superior de Guerra del Ejército, que invita también a civiles colombianos.

Uribe, en una ceremonia en la escuela de cadetes de la Policía, recordó que había denunciado la presencia de las FARC en un atentado a una universidad militar en octubre de 2006, donde 23 personas quedaron heridas por la explosión de un coche bomba. La captura reciente de Marilú Ramírez, junto a otros cinco presuntos guerrilleros, ha sido para Uribe la confirmación de esa hipótesis que en su momento no pudo sustentar.

"En aquella época se dijo en París que el coche bomba lo habían instalado los militares por orden del presidente Uribe, para que el presidente Uribe tuviera disculpas a fin de no continuar en el acuerdo humanitario" con la guerrilla de las FARC, manifestó el mandatario durante un discurso en la academia policial. "Un año después la justicia logra clarificar plenamente aquella hipótesis sobre la cual el Gobierno no tuvo elementos probatorios contundentes horas después del atentado", añadió Uribe.

Pero, admitió que efectivamente las FARC "han tenido esa osadía, esa intrepidez (...) hoy por fortuna, esa señora terrorista (Ramírez) está a órdenes de la justicia, privada de su libertad".

La infiltración fue revelada por la edición de la revista Semana que circula desde el domingo y según la cual la mujer tuvo acceso a importante información de seguridad nacional, como los planes para llegar hasta la cúpula de las FARC, además de poder visitar las casas de altos oficiales del Ejército y de algunos empresarios que también participaron en el curso.

Aparentemente, Ramírez aprovechó la información que recopiló durante el periodo en que espío a las fuerzas militares para lograr burlar los sistemas de control y meter el coche con explosivos en la sede de la escuela militar, enclavada en una zona con extrema seguridad y rodeada de instalaciones castrenses. La revista mostró una foto del grupo que se graduó del curso en la que aparece la ahora detenida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies