Los combates en Saná dejan 125 muertos y 238 heridos en seis días, según CICR

Combates en Saná entre los huthis y las fuerzas de Salé
REUTERS / MOHAMED AL-SAYAGHI
Publicado 04/12/2017 12:47:44CET

GINEBRA, 4 Dic. (Reuters/EP) -

Al menos 125 personas han muerto y otras 238 han resultado heridas en los últimos seis días como consecuencia de la intensificación de los enfrentamientos entre los rebeldes huthis y las fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé, hasta ahora aliados, según ha informado este lunes el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en base a los datos ofrecidos por tres hospitales.

"Estamos apoyando los principales hospitales en Saná, que necesitan urgentemente kits para heridos de guerra", ha explicado en Ginebra la portavoz del CICR, Iolanda Jaquemet.

"También estamos estudiando donar bolsas para cadáveres a los hospitales que las están pidiendo y esperamos donar combustible a los principales hospitales, ya que dependen de generadores", ha añadido. El CICR ha trasladado a trece de sus trabajadores internacionales desde Saná a Yibuti este lunes, ha añadido.

El director del CICR para Oriente Próximo, Robert Mardini, ha denunciado en su cuenta de Twitter que "la noche ha sido dura" en la capital yemení, con "masivos enfrentamientos urbanos con artillería pesada y bombardeos aéreos".

"Los yemeníes están atrapados en sus hogares, demasiado asustados para salir", ha añadido, denunciando el "reducido acceso a agua, atención sanitaria, comida y combustible" al que se enfrentan y su "creciente vulnerabilidad".

En este sentido, Mardini ha hecho un "llamamiento urgente a las partes enfrentadas: los civiles y las infraestructuras civiles no son un objetivo". Según ha precisado, el domingo por la noche el almacén médico del CICR resultó alcanzado. "Esto es inaceptable", ha subrayado.

Saná es escenario desde hace seis días de enfrentamientos entre los huthis y las fuerzas leales a Salé, hasta ahora aliados en la lucha contra el presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi y la coalición que lidera Arabia Saudí.

Sin embargo, el expresidente, depuesto en 2012 tras multitudinarias protestas en su contra, ha roto con los huthis y ha recibido ahora el respaldo de la coalición saudí, que ha bombardeado en los dos últimos días posiciones de los huthis en la capital.