Comienza una investigación contra Duterte, sospechoso de no haber declarado todo su patrimonio

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte
REUTERS / LEANDRO SALVO DAVAL JR
Publicado 27/09/2017 21:08:00CET

MANILA, 27 Sep. (Reuters/EP) -

El Defensor del Pueblo de Filipinas ha informado este miércoles de que ha abierto una investigación contra el presidente del país, Rodrigo Duterte, bajo la sospecha de no haber declarado todo su patrimonio cuando ejercía de alcalde de Davao, basándose en una denuncia realizada por el senador Antonio Trillanes.

"No tiene nada que esconder", ha asegurado el portavoz del presidente, Ernesto Abella. "El presidente respeta las labores del Defensor del Pueblo como órgano independiente y confía en su imparcialidad durante la investigación", ha añadido.

El 'número dos' de la Defensoría del Pueblo filipino, Arthur Carandang, ha manifestado en declaraciones a la prensa que su secretaría aprobó en agosto una investigación anticorrupción después de que Trillanes acusase a Duterte de haber acumulado 2.200 millones de pesos (unos 36,7 millones de euros) en tres cuentas bancarias entre 2006 y 2015 y no haberlos anotado en su declaración de ingresos.

Carandang también ha afirmado que su secretaría ya cuenta con copias de las transacciones bancarias de Duterte, que revelan el movimiento de más de mil millones de pesos. Duterte se ha defendido explicando que obtuvo bastante dinero de una herencia recibida de su padre.

Duterte cuenta con inmunidad penal por su rango político, aunque una investigación podría provocar su destitución, una hipótesis poco probable según varios politólogos.

Las acusaciones se suman a una serie de denuncias contra el presidente filipino por su patrimonio. La última fue realizada por el legislador Gary Alejano, aunque el resto de representantes políticos la desestimaron argumentando que "carecía de sustancia".

Duterte y Tillerson han mostrado sus diferencias en varias ocasiones. El presidente acusó recientemente al senador, su crítico más duro, de tener cuentas bancarias secretas en el extranjero, aunque finalmente admitió que se había inventado la denuncia.