Comienza el juicio contra el magnate ruso Alexander Lebedev, acusado de vandalismo

Actualizado 07/05/2013 16:20:18 CET

La oposición cree que el proceso es una venganza de Putin contra el empresario por sus críticas al Kremlin

MOSCÚ, 7 May. (Reuters/EP) -

Este martes ha comenzado el juicio contra el magnate ruso Alexander Lebedev, cuyo procesamiento ha sido visto por los sectores críticos al Kremlin como una venganza por parte del presidente de Rusia, Vladimir Putin, contra el multimillonario por haber expuesto las prácticas corruptas del Gobierno y por haber publicado 'Novaya Gazeta', un periódico crítico con el Ejecutivo.

Lebedev, dueño del diario británico 'The Independent', además de 'Novaya Gazeta', fue acusado el año pasado de "vandalismo motivado por odio u hostilidad por motivos políticos, ideológicos, raciales, étnicos o religiosos" en relación a una pelea televisiva, un cargo por el que podría ser condenado a cinco años de prisión.

Momentos antes de trasladarse hasta el juzgado de Moscú donde está previso que comience el juicio, Lebedev ha declarado que el altercado en la televisión estaba siendo usado como pretexto para silenciar sus críticas, razón por la que podría acabar en la cárcel. "Tengo que estar preparado (para ser condenado a una pena de presión). ¿Por qué razón iban a acusarme de algo así si no?", ha afirmado el oligarca.

Lebedev también ha asegurado que el caso es parte de una amplia ofensiva contra los opositores a Putin y ha acusado a los investigadores criminales rusos de haber actuado contra él por orden del Kremlin con el único objetivo de castigarle por denunciar la corrupción en el país y mostrarse solidario con la oposición de Rusia.

Lebedev, que fue agente de los servicios secretos rusos en la década de los 80 en la embajada rusa en Londres, ocupaba en 2010 el puesto número 34 en la lista de oligarcas rusos de la revista 'Forbes', que le calculó una fortuna de 2.000 millones de dólares (unos 1.530 millones de euros).

PELEA MEDIÁTICA ENTRE MAGNATES

Durante la polémica emisión de septiembre de 2011, el multimillonario se levantó de su asiento y se abalanzó sobre el magnate inmobiliario Sergei Polonski, a quien golpeó hasta que terminó por los suelos. Polonski, quien, según el empresario, le había estado provocando durante todo el programa, había sido invitado junto a Lebedev por el canal ruso NTV a un debate sobre la crisis económica internacional.

Tras el enfrentamiento televisivo, las autoridades rusas prohibieron al magnate salir del país. Lebedev ha defendido desde entonces que la acusación contra él es "completamente infundada" y que lo único de lo que podrían haberle acusado era de haber actuado en "defensa propia".

En la misma línea, Lebedev denunció su inocencia alegando la persecución que Putin mantiene contra las voces críticas al Kremlin. "Conozco la opinión del presidente", declaró Lebedev en la Cumbre de Inversión de Rusia organizada por la agencia de noticias Reuters en 2012. "Cree que he estado financiando a la oposición y que, por lo tanto, he incumplido la regla número uno: si tienes dinero, no debes meterte en temas políticos", añadió.

La mayoría de los empresarios rusos se han abstenido de criticar al Kremlin desde que el magnate Mijail Jodorkovski, antiguo socio de Lebedev, fue detenido en 2003 tras desafiar a Putin al manifestar su interés en dedicarse a la política.

El mismo Polonski que recibió los puñetazos de Lebedev podría acabar ahora entre rejas. El pasado 30 de diciembre, el multimillonario fue detenido en Camboya, acusado de asalto y detención ilegal después de atacar a seis marineros que se encontraban en el barco que les trasladaba desde una isla turística hasta el continente.

Polonski, que ha visto mermada su fortuna por la crisis económica, fue, hasta el año pasado, director de la empresa estatal Mirax y uno de los hombres más ricos de su país.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies