La comisión electoral de Egipto recalca que tiene derecho a multar a los que se abstengan en las presidenciales

Foto de un votante en Egipto.
REUTERS / MOHAMED ABD EL GHANY
Publicado 28/03/2018 17:14:49CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Autoridad Nacional para Elecciones de Egipto (NEA) ha recalcado este miércoles que tiene derecho a multar a aquellas personas que se abstengan en las elecciones presidenciales que se celebran desde el lunes en el país africano.

El portavoz del organismo, Mahmud el Sherif, ha recordado que la Ley sobre Regulación de las Elecciones Presidenciales, aprobada en 2014, contempla "una multa no superior a 500 libras egipcias (cerca de 23 euros) a cualquier persona que figure en el registro de votantes y no vote en las presidenciales sin una excusa".

Así, ha manifestado que la autoridad cuenta con respaldo legal para imponer dichas multas, al tiempo que ha manifestado que acudir a las urnas es "un deber nacional", según ha informado el diario local 'Al Masry al Youm'.

Las declaraciones de El Sherif contrastan con las que hizo el lunes el presidente del Parlamento, Alí Abdel Aal, quien señaló que los egipcios que decidieran abstenerse no serían multados.

Durante la jornada, varios votantes han admitido haber recibido pagos, comida y otros incentivos para acudir a las urnas en la última jornada electoral, es un intento de las autoridades de conseguir que se produzca la alta participación con la que el presidente, Abdelfatá al Sisi, pretende legitimar su victoria, prácticamente garantizada.

En los dos primeros días de votación la participación se ha situado en torno al 47 por ciento, muy por debajo de lo esperado por las autoridades y los candidatos, Al Sisi y el líder del partido Ghad, Musa Mostafá Musa, que habían pedido a la población que acudiera a las urnas.

La NEA validó únicamente las candidaturas de Al Sisi y Musa, en medio de las denuncias de la oposición por las restricciones a los candidatos que podrían haber hecho frente al actual presidente. El único rival apoyaba al presidente hasta poco antes de presentar su candidatura.

El organismo ha asegurado que las elecciones serán libres y justas, una línea en la que también se ha expresado la campaña de Al Sisi, que ha intentado dar la imagen de que los comicios serán disputados y que los ciudadanos tienen opción para elegir a su próximo presidente.

De hecho, Al Sisi afirmó recientemente que le habría gustado que hubiera más candidatos a la Presidencia, al tiempo que sostuvo que la situación "no es su culpa". "Desearía que hubiera habido diez de los mejores (candidatos) para que (la población) eligiera", dijo en una entrevista.

Por su parte, Musa aseguró que había presentado su candidatura argumentando que no quería que Al Sisi se presentara sin oposición y, pese a ello, ha reiterado que su objetivo es ganar. En este sentido, ha defendido que no está ahí únicamente para dar una pátina de competitividad al proceso.

Al Sisi accedió a la Presidencia en 2014 con un 97 por ciento de los votos --e igualmente casi sin oposición en las elecciones-- tras encabezar un año antes un golpe de Estado militar siendo jefe de las Fuerzas Armadas contra el entonces presidente electo, Mohamed Mursi.

Contador