La comisión electoral de Zimbabue, acusada de concursos de licitación irregulares

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa en Harare, la capital de país
REUTERS
Publicado 29/01/2018 15:06:30CET

JOHANNESRBURGO, 29 Ene. (Reuters/EP) -

Una empresa que ayudó a confeccionar un nuevo censo electoral en Zimbabue ha acusado a la comisión electoral del país de haber cometido irregularidades en un concurso para un contrato público en uno de los procesos de comprobación de votantes.

Esto ha empañado la credibilidad de las elecciones que se van a celebrar antes de julio, comicios que pretenden empujar al país hacia una nueva era de transparencia tras la dimisión del dictador Robert Mugabe el pasado noviembre. Un encuentro electoral creíble es crucial para comenzar a recibir ayuda financiera, muy necesitada ahora mismo, y para reparar relaciones con Occidente.

Laxton Group, una empresa surafricana de sistemas de identificación que tiene su base de producción en China, presentó una queja formal el 25 de enero ante el Tribunal Administrativo de Harare, capital del país, exigiendo saber por qué no se le había concedido un contrato para 'sanear' la lista electoral de votantes registrados.

La empresa ha estado registrando votantes en el país desde septiembre en un esfuerzo apoyado por Naciones Unidas para que se confeccionara un censo 'limpio' como base para unas elecciones creíbles, pero la comisión electoral de Zimbabue (ZEC) ha llevado a cabo un concurso de licitación separado para lo que se conoce como el proceso de 'eliminación de duplicados' (proceso que asegura que no se registre dos veces a los mismos votantes, entre otros errores). La comisión se la concedió a una empresa rival, Ipsidy.

Siempre ha pesado la sombra de fraude electoral sobre las elecciones previas en el país. En el corazón de la controversia ha estado frecuentemente el registro de votantes.

En el expediente judicial, Laxton ha acusado a la comisión de manipular los costes presentados en su propuesta para el contrato y ha puesto el foco sobre cómo se tuvo inexplicablemente muy poco en cuenta su calificación favorable en el test técnico. "Hemos dejado claro que las irregularidades de la actuación de la comisión electoral al concederle el contrato (a Ipsidy) deberían ser estudiadas en el marco del deseo de regular las contrataciones públicas", ha declarado Laxton por escrito.

Laxton defiende que tiene mejores condiciones para llevar a cabo el proceso de eliminación de duplicados. Después de todo, en sus sistemas están cargados datos de registro de votantes, incluyendo huellas dactilares de cada votante. La empresa también ha destacado que Ipsidy tiene problemas económicos que podrían impedir que lleve a cabo su trabajo de manera eficaz.

Ipsidy ha registrado pérdidas, tiene una deuda acumulada de 49 millones de dólares y necesita financiación adicional, de acuerdo con el informe anual de la compañía de 2016. La firma espera incurrir en pérdidas netas en el "futuro cercano".

Laxton ha manifestado que "la concesión del contrato a Ipsidy ha sido tremendamente irresponsable, dado que se requiere una garantía de servicio durante tres años". "Si la empresa se comporta de manera errática o no puede seguir trabajando, es probable que no estén en posición de proporcionar estos servicios durante tres años", ha añadido la compañía.

El nuevo presidente, Emmerson Mnangagwa, que en su día fue el protegido de Mugabe, ha dicho que su antecesor "no cometió ningún error" cuando se le ha preguntado cuál de las acciones del exmandatario no le gustaría repetir. El presidente ha insistido en que lo que expulsó a Mugabe del poder fueron las presiones de la cúpula del partido ZANU-PF y del Ejército.

"Hubo una pequeña camarilla de individuos en el entorno de la primera dama. Como el (ex)presidente tiene ahora bastantes años, aprovecharon su edad. Había personas que tomaban decisiones ejecutivas, lo cual contradice la Constitución del país", ha declarado Mnangagwa.