Comparecen ante el juez ocho acusados por la violación y asesinato de una niña musulmana de 8 años en India

Publicado 16/04/2018 12:37:15CET

SRINAGAR (INDIA), 16 Abr. (Reuters/EP) -

Ocho hombres acusados de estar implicados en la violación y asesinato de una niña musulmana de 8 años en la región india de Cachemira han comparecido este lunes ante un tribunal para la primera vista de un caso que ha generado malestar y críticas en todo el país contra el partido gobernante.

La menor, de una comunidad nómada que recorre los bosques de Cachemira, fue drogada, retenida en un templo y agredida sexualmente durante una semana antes de ser estrangulada y golpeada hasta la muerte con una piedra el pasado mes de enero, según la Policía.

El malestar de la población contra el crimen provocó protestas en toda India durante los últimos días, en gran medida debido al apoyo a los acusados mostrado inicialmente por ministros del partido del primer ministro Narendra Modi, el Bharatiya Janata (BJP).

Las protestas también se han centrado en otra violación en la que presuntamente estuvo implicado un diputado del BJP en el estado de Uttar Pradesh, el más pobre y poblado del país. Para este lunes también hay previstas protestas en la capital y en Ahmedabad, capital del estado de Guyarat del que es natural Modi, donde han surgido informaciones de otro caso de tortura, violación y asesinato de una niña.

En dicho caso, el cadáver de una niña de unos 10 años fue encontrado hace una semana y el domingo la Policía reveló que el cuerpo presentaba 86 heridas. Todavía no han identificado a la víctima y se ha ofrecido una recompensa por información.

Aunque el caso de la violación y asesinato de la niña en Cachemira se conocía desde hacía meses, el malestar público surgió tras conocerse el acta de acusación con los detalles del crimen la semana pasada. En ella se indicaba que el ataque formaba parte de un plan para expulsar los nómadas del distrito de Kathua en Jammu, la zona mayoritariamente hindú de la parte india de Cachemira, un estado predominantemente musulmán.

El supuesto líder del grupo, el burócrata retirado Sanji Ram, cuidaba del templo hindú en el que la niña estuvo retenida y fue agredida. Dos de los ocho juzgados son agentes de Policía que están acusado de haber recibido sobornos para paralizar la investigación.

Tras la vista inicial de este lunes en Srinagar, el juez aplazó el caso hasta el próximo 28 de abril mientras que el Tribunal Supremo considera una petición de una abogada que representa a la familia de la víctima para que el juicio se celebre en otro lugar por temor por su seguridad.

Antes del juicio, la abogada ha contado que ha recibido amenazas de violación y de muerte por aceptar el caso. "Fue amenazada ayer de que 'no te perdonaremos'. Voy a decirle al Tribunal Supremo que estoy en peligro", ha señalado la abogada Deepika Singh Rawat, que ha peleado por una investigación adecuada del caso desde que apareció el cuerpo de la niña en enero.