La comunidad evangélica se reunirá con Trump para advertirle de que puede perder a su electorado religioso

Stormy Daniels
REUTERS / EDUARDO MUNOZ
Publicado 06/04/2018 12:08:00CET

"Hay cosas que a la gente de fe nos rechinan como uñas en una pizarra", explican fuentes del evento a la NPR

NUEVA YORK, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

Varios líderes de la comunidad evangélica planean mantener un encuentro el 19 de junio con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para expresar su preocupación por la supuesta relación que el magnate habría mantenido con la actriz porno Stormy Daniels y que el mandatario ha negado categóricamente, así como su "retórica divisoria", cuestiones que amenazan con diluir el apoyo de la comunidad evangélica en las elecciones legislativas de noviembre.

"Estamos muy preocupados", ha declarado un líder evangélico que tiene previsto participar en la reunión, que se celebrará en el hotel Trump International de Washington y en la que, además, le avisarán de que su "retórica divisoria", como la describieron múltiples fuentes a la cadena de radio pública NPR, "podría ser muy deprimente de cara a múltiples cuestiones de gran importancia" para la comunidad, como la libertad religiosa o las restricciones al derecho al aborto.

En torno a Trump, añaden estas fuentes, "hay cosas que a la gente de fe nos rechinan como las uñas en una pizarra: nosotros no somos así, no es una 'fruta del espíritu', eso no es liderar con humildad".

Trump volvió a negar el jueves por la noche, antes de subirse a su avión presidencial, tanto la relación con la actriz como el supuesto pago de 130.000 dólares que la mujer recibió del abogado del mandatario, Michael Cohen, antes de las elecciones de 2016 para no hablar del tema.

El encuentro entre Trump y los evangélicos se prolongará durante todo el día y se espera que acudan cientos de pastores cristianos y líderes políticos. Sin embargo, las fuentes de NPR creen que la entrevista más importante, en la que los líderes evangélicos pedirán explicaciones directas a Trump, ocurrirá a puerta cerrada y por espacio de unos 90 minutos.

Contador