Conflictos y desastres dejan 80.000 desplazados al día en 2017

Desplazados por los combates entre las FDS y Estado Islámico en Siria
REUTERS / ERIK DE CASTRO
Actualizado 16/05/2018 19:12:26 CET

El número de nuevos desplazados por la guerra y la violencia casi se duplicó aunque los desastres siguen provocando más desplazamientos

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Unas 80.000 personas tuvieron que abandonar cada día sus hogares debido a los conflictos y los desastres naturales durante 2017 hasta sumar 30,6 millones de personas, según el último informe en la materia publicado este miércoles por Centro de Observación del Desplazamiento Interno (IDMC) y el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). Los desastres provocaron el 61 por ciento de los desplazamientos, mientras que la violencia ocasionó el 39 por ciento restante.

En el caso de los conflictos y la violencia, provocaron un total de 11,8 millones de nuevos desplazamientos dentro de los países, una cifra que supone casi el doble de los 6,9 millones de desplazados internos registrados por este motivo en 2016, según el Informe Global sobre Desplazamiento Interno (GRID 2018). Los conflictos armados ocasionaron 7,9 millones de este total.

Actualmente, cerca de 40 millones de personas viven desplazadas dentro de sus países por la violencia. De ellas, el 76 por ciento están concentradas en diez países, muchos de los cuales llevan experimentando un elevado número de desplazados desde hace décadas, como es el caso de Colombia, con más de 6,5 millones en total.

África Subsahariana es la región que más desplazamientos por guerras y violencia registró en 2017, con 5,5 millones. Solo República Democrática del Congo (RDC), país en el que hay abiertos varios focos de violencia, se produjeron 2,2 millones de desplazados internos, mientras que en Sudán del Sur, país sumido en una guerra civil, hubo 857.000 nuevos desplazados.

Oriente Próximo y el Norte de África fue la segunda región con más desplazados internos por las guerras y la violencia armada, con 4,5 millones. En este caso, la lista la encabeza Siria, el país con mayor número de nuevos desplazados en 2017, con 2,9 millones, después de las ofensivas lanzadas por el Ejército sirio que le han permitido recuperar zonas anteriormente bajo control de los rebeldes, así como la ofensiva para desalojar a Estado Islámico de algunos enclaves y la operación turca contra las milicias kurdas sirias.

Mientras, en Irak, se registraron el año pasado 1,7 millones de nuevos desplazados, lo que convierte al país en el tercero en la lista mundial. El Gobierno iraquí completó en 2017 la expulsión del grupo terrorista Estado Islámico de Mosul, la segunda ciudad del país, y el primer ministro, Haider al Abadi, ha proclamado la victoria sobre los milicianos, que actualmente solo están presentes en pequeños reductos, aunque siguen cometiendo atentados.

"El abrumador número de personas forzadas a huir de sus hogares debido al conflicto y la violencia debe servir para abrirnos los ojos a todos", ha sostenido el secretario general del NRC, Jan Egeland. "Cada vez somos mejores en ofrecer ayuda de emergencia, pero tenemos que dedicar más esfuerzos a prevenir el desplazamiento, proteger a la gente y encontrar soluciones a largo plazo", ha defendido.

DESPLAZADOS POR INUNDACIONES Y TORMENTAS

Como en años anteriores, los desastres naturales son los que más desplazados internos ocasionaron el año anterior. En total, 18,8 millones de personas tuvieron que dejar sus casas en 135 países. De ellas, 8,6 millones lo hicieron debido a las inundaciones, mientras que otros 7,5 millones se vieron forzadas a abandonar sus hogares por las tormentas, en especial los ciclones.

Los países más afectados por las fuerzas de la naturaleza en 2017 fueron China, con 4,5 millones de desplazados; Filipinas, con 2,5 millones; Cuba y Estados Unidos, con 1,7 millones cada uno; e India, con 1,3 millones.

La directora del IMDC, Alexandra Bilak, ha lamentado que "la escala del desplazamiento es descorazonadoramente familiar". En este sentido, ha defendido que el informe "muestra por qué necesitamos un nuevo enfoque para abordar los elevados costes del desplazamiento interno, no solo para las personas, sino también para la economía, la estabilidad y la seguridad de los países afectados", ha subrayado.

Bilak ha defendido que ha llegado el momento de que haya "una conversación honesta, liderada por los países afectados y con apoyo de la comunidad internacional, sobre los modos más efectivos de cambiar el curso del desplazamiento interno" entre otras cosas porque, según ella, los Principios Directores sobre Desplazamiento Interno adoptados hace 20 años no han conseguido "reducir la escala del problema".

"Sin una acción renovada, corremos el riesgo de fallar a millones de desplazados internos en todo el mundo y de contener el desarrollo de los países que los albergan", ha advertido la responsable del IDMC.