El Consejo de la ONU trata por primera vez la situación de los Derechos Humanos en Birmania

Publicado 28/05/2015 21:45:34CET

NUEVA YORK, 28 May. (Reuters/EP) -

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha mantenido este jueves su primera reunión a puerta cerrada sobre la situación de los Derechos Humanos en Birmania, centrándose en las alarmantes condiciones de la minoría musulmana rohingya, según han informado fuentes del Consejo.

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al Hussein, ha informado al Consejo de Seguridad a través de una videoconferencia en una reunión que la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Samantha Power, ha calificado en Twitter como "histórica" para los 15 países integrantes del consejo.

"Al Hussein ha dado una potente conferencia sobre la terrible discriminación llevada a cabo desde las instituciones contra la minoría rohingya en Birmania", ha afirmado a Reuters una fuente oficial presente en la reunión que prefiere permanecer en el anonimato.

"(Los rohingya) suelen sufrir violentos abusos por parte de las mafias de inmigrantes y cientos de ellos han muerto en el mar en las últimas semanas" ha afirmado la fuente oficial, resumiendo las observaciones de al Hussein sobre Birmania. La misma fuente oficial ha asegurado que se debe "esta situación requiere de una respuesta global, después de observar detenidamente las raíces del problema". Otra fuente oficial ha confirmado estos datos, pero ha asegurado que no se espera una respuesta inmediata del consejo.

Los miembros del Consejo de Seguridad han respondido a la conferencia de Zeid asegurando que el problema se debe afrontar desde sus causas más profundas y se han mostrado optimistas de cara a la cumbre para enfrentar la crisis que tendrá lugar el viernes en Bangkok.

De acuerdo con los participantes --los 17 países integrantes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), y otros países de Asia-- es poco probable que se produzca un acuerdo vinculante o un plan de acción que pueda poner fin a la dramática situación de las miles de personas que continúan aún a la deriva.

Un delegado de Rusia ha afirmado que el Consejo de Seguridad no se trata del foro más apropiado para abordar cuestiones sobre los Derechos Humanos, sugiriendo que el tema debería ser tratado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

China, aliado tradicional de Birmania, ha afirmado que se trata de un asunto interno concerniente a las autoridades del país, pero ha expresado igualmente su preocupación.

LA MINORÍA ROHINGYA

Más de 3.000 inmigrantes procedentes de Birmania y Bangladesh han desembarcado en Indonesia y Malasia en las últimas semanas, desde que Tailandia anunciara medidas severas contra las mafias de tráfico de inmigrantes a principios de este mes. Según las estimaciones de diferentes agencias de rescate, se cree que alrededor de 2.600 inmigrantes continúan todavía a la deriva en embarcaciones abandonadas a su suerte por los traficantes.

Muchos de los que han llegado ya a la costa pertenecen a la minoría musulmana rohingya --se estima que constituyen alrededor de 1,1 millones-- de Birmania, que viven en terribles condiciones de segregación racial en la región birmana de Rajine.

Al Hussein ha afirmado recientemente que la situación de esta minoría era "uno de los principales motivos de los desesperados movimientos migratorios".

El Gobierno birmano se refiere a los rohingyas como inmigrantes ilegales procedentes de Bangladesh. Los rohingyas cuentan con derechos limitados y han sufrido episodios de enorme violencia a manos de la mayoría budista birmana durante los últimos años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies