El Consejo de Seguridad de la ONU decide hoy una nueva resolución contra el régimen

Actualizado 14/04/2012 10:24:36 CET

NUEVA YORK, 14 Abr. (Reuters/EP) -

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha decidido este viernes por la noche aplazar la sesión para esbozar una resolución de condena contra el régimen sirio debido al antagonismo de Rusia. Las negociaciones se reanudarán este sábado a las 11.00 hora local (17.00 hora peninsular española) y, entre otros asuntos, se clarificará las condiciones y la composición de la misión de observadores que se desplazará a siria para verificar el cumplimiento del plan de paz.

Estados Unidos, a la par que sus socios europeos, ha centrado el debate en el borrador propuesto por Washington, en el que exige un despliegue inicial de hasta 30 observadores desarmados, cuyo cometido fundamental será vigilar 'in situ' el cumplimiento del plan de paz del enviado de la ONU y la Liga Árabe para el conflicto sirio, Kofi Annan. El objetivo es que la misión llegue a estar compuesta por un total de 250 observadores.

Fuentes diplomáticas han declarado a Reuters que Estados Unidos y los representantes europeos revisarán el borrador y circularán una nueva versión en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU que pueda ser aceptado por Rusia. El texto actual contiene términos que Moscú, aliado del Gobierno de Bashar al Assad, ha dejado entrever que podrían causar divergencias.

En concreto, el borrador condena las "violaciones sistemáticas de Derechos Humanos" cometidas por "las autoridades sirias" y plantea que los responsables de estos crímenes rindan cuentas ante la Justicia, si bien llama a las dos partes, Gobierno y oposición, a cumplir el alto el fuego.

La cadena francesa RFI ha informado, citando fuentes del sector occidental, que, aunque la resolución iba a ser enfocada desde un punto de vista "técnico", el debate, finalmente, se ha tornado demasiado político. En este sentido, el pronunciamiento de Rusia ha sido el principal escollo para sacar adelante la resolución.

ESCEPTICISMO RUSO

Si bien, en una primera instancia, el representante permanente ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, señaló que el borrador propuesto por Estados Unidos podía dar cabida a "algunos malentendidos", al término de las negociaciones de este viernes ha enfatizado que "no está del todo satisfecho con el resultado". Al igual que en su primera reacción, Churkin no ha descartado por completo que se llegue a un acuerdo. "Ha habido algún buen debate", ha apuntado, pero "necesitamos eliminar todos aquellos aspectos que no son realmente necesarios para este propósito en particular", es decir, elevar la presión al régimen de Al Assad.

No obstante, el 'número dos' del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Gennady Gatilov, ha urgido al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a que adopte una resolución para refrendar el envío de observadores a Siria y así cerciorar el cese del fuego en el país. Gatilov ha subrayado que esta misión es "vital" para el alto el fuego en Siria.

En su perfil en la red social Twitter, Gatilov, sin embargo, ha reclamado "un giro" en la resolución por parte del Consejo para "reimpulsar" el proceso, aduciendo que Rusia también ha expuesto puntos interesantes para incluir en la resolución.

En este contexto, varios diplomáticos han asegurado que las negociaciones están siendo lentas y complejas, aunque el lenguaje base es aceptable para todas las partes. Fuentes diplomáticas de Naciones Unidas han aclarado que Rusia apoya los esfuerzos para pacificar Siria, pero han matizado que Moscú trata evitar que se produzca "un cambio de régimen" como el que se produjo en Libia, otro tradicional aliado ruso.

El borrador, redactado por Estados Unidos, ha contado con el apoyo explícito de Reino Unido, Francia, Alemania y Portugal, así como de Marruecos, el único país árabe que goza de representación a día de hoy en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Entre otras cosas, especifica que Damasco ha de "garantizar la absoluto, irrevocable e inmediata libertad de movimiento y de acceso en Siria para todo el personal de la misión (de observadores)", a modo de condición 'sine qua non' para aprobar el despliegue de la misión en territorio sirio.

PUNTO DE FRICCIÓN

No en vano, este rechazo de Rusia se remonta al primero de los borradores de resolución auspiciados por Estados Unidos que demandaba una serie de movimientos al régimen sirio y no a la oposición. Al respecto, Moscú ha condicionado en reiteradas ocasiones su respaldo a una resolución de condena a la ecuanimidad de las reclamaciones mediante la inclusión de exigencias a la oposición siria.

Así pues, Estados Unidos, en un guiño a Rusia, ha incorporado en el último documento que "todas las partes en Siria, incluida la oposición, han de cesar de forma inmediata toda violencia armada en todas sus expresiones". No en vano, Washington no alude a los rebeldes y sí a "las autoridades sirias" en su condena a las "masivas violaciones de los Derechos Humanos".

Rusia, en el borrador que ha puesto sobre la mesa en el Consejo de Seguridad de la ONU, remarca que Naciones Unidas reconoce que el régimen sirio ha comenzado a retirar las tropas de los núcleos urbanos, y que ha cesado el uso de artillería pesada, así como sus movimientos en torno a ciudades.

Además, esgrime que la implementación del plan de paz trazado por Annan concluye en "una transición política conducida por los sirios que resulte en un sistema democrático, pluralista" e igualitario. Exhorta, por último, al Gobierno y a la oposición a iniciar "un certero diálogo político". En cuanto a la misión, Moscú incide en que "todas las partes, incluida la oposición" faciliten el trabajo de los observadores.

Rusia y China han vetado en dos ocasiones resoluciones de condena contra la represión en Siria al entender que podían suponer un primer paso para forzar el cambio de régimen y también por ausencia de condenas a la oposición. Precisamente, en consonancia con Damasco, han denunciado atentados y ataques armados por parte de la oposición siria.

Tras la entrada en vigor el pasado 10 de abril del plan de paz de Annan, existen serias dudas sobre el repliegue de las tropas sirias de las ciudades, máxime, de los reductos de resistencia. La oposición ha deplorado la muerte de cerca de trece personas en varios puntos de Siria, aunque Damasco ha insistido en que ha acatado las directrices del plan.

Más de 9.000 personas han fallecido en Siria desde el comienzo de los levantamientos hace más de un año, si bien la oposición eleva tal balance a más de 15.000 y el Gobierno sirio lo reduce a algo más de 6.100, la mayor parte de ellos miembros de las fuerzas de seguridad y del Ejército. Estas cifras no pueden ser corroboradas debido a la ausencia de medios internacionales en Siria.