Contra la desesperación, AnaTaban, el movimiento cultural que aspira a pacificar Sudán del Sur

Movimiento AnaTaban de Sudán del Sur
ANATABAN
Actualizado 10/06/2018 9:14:00 CET

YUBA, 10 Jun. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Frente a la crisis que atraviesa Sudán del Sur, un país en guerra civil desde hace cinco años, con una tercera parte del país de 12 millones de habitantes obligada al desplazamiento forzado, emerge un movimiento cultural cimentado en la cultura urbana y del hip hop para expresar la angustia y la esperanza de la población.

Es el movimiento artístico AnaTaban ("Estoy harto", en árabe), una combinación de rap, de 'slam' (rap sin música) y YouTube, concentrado principalmente en la capital del país, Yuba, pero con aspiraciones de extenderse al resto de Sudán del Sur.

"A los sursudaneses nos describen como gente violenta, pero también somos anticonvencionales de una manera bastante deliberada", explica la poetisa Ayak Chol Deng Alak, de 32 años. Esta nueva forma de transmisión cultural, ha explicado, emerge de la más absoluta necesidad.

"El activismo convencional ha fracasado", ha explicado la artista. "Ahora mismo lo que hay que hacer es que la información salga al exterior, sin importar cómo mientras no hagamos daño a nadie en el intento", ha añadido.

Alak, nacida en un campo de refugiados etíopes, compatibiliza su activismo con su trabajo como doctora. A pesar de la doble función social que desempeña, está vigilada por el Gobierno. Los dos periodistas de Thomson Reuters que la entrevistaron relatan que el encuentro fue interrumpido por un hombre que se personó en su apartamento para averiguar quienes eran sus invitados.

Tanto ella como otros miembros del movimiento denuncian haber sido objeto de una campaña de persecución por parte del Gobierno sursudanés. Han sido interrogados; sus coches, confiscados, y algunos viven separados de sus familias, que han abandonado el país por motivos de seguridad. El Gobierno de Sudán del Sur no ha respondido directamente a este reportaje pero mantiene que nunca ha perseguido la libertad de expresión en el país.

EXPRESIÓN PERSONAL ENTRE MÁXIMOS DE ANALFABETISMO

Casi el noventa por ciento de la población del país tiene menos de 45 años y el analfabetismo supera el 70 por ciento (es el segundo país del mundo entre los investigados por la UNESCO con mayor número de iletrados). "Los jóvenes no han tenido ni la oportunidad ni la plataforma para expresarse", ha lamentado otro de los miembros fundadores de AnaTaban, Manasseh Mathiang.

AnaTaban se extiende por provincias dominadas por el Gobierno y por los rebeldes. Es un movimiento que parte del desencanto generalizado por pasar del éxito de la independencia a la crueldad de la guerra en un plazo de dos años. "Emerge de la desilusión", explica el presidente del Foro de Jóvenes Líderes Sursudaneses, Peter Biar. "Hemos llegado a un punto en el que el único cambio posible parece el cambio sin violencia", ha añadido.

MEDIOS SOCIALES

La gran aparición pública de AnaTabar tuvo lugar en 2016, a través de YouTube. En él, los principales artífices del movimiento dedicaron sus imágenes "a todos quienes hemos perdido en este sinsentido de guerra, y a todos aquellos que siguen aquí, lo suficientemente hartos como para hacer los cambios que necesitamos".

El vídeo se extendió rápidamente por gran parte del continente, hasta el punto de que ahora AnaTaban cuenta con simpatizantes en Kenia, Uganda y Etiopía. En Nairobi, la capital keniana, otro de los fundadores del movimiento, Jon Pen de Ngong, antiguo niño soldado.

"Pensaba que teníamos un país. No hemos luchado por esto", ha declarado el exiliado, que denuncia haber recibido amenazas de muerte. Una de ellas, habitual en Sudán del Sur: un hueso de perro con una bala dentro.