Corea.- El nominado por Park para el cargo de primer ministro rechaza la oferta por varios casos de corrupción

Actualizado 30/01/2013 7:55:27 CET

SEÚL, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El candidato a primer ministro, Kim Yong Joon, ha rechazado este miércoles la oferta de la presidenta electa de Corea del Sur, Park Geun Hye, para liderar su Gobierno a causa de varios escándalos de corrupción relacionados con sus hijos y con inversiones inmobiliarias.

"He decidido renunciar como candidato a primer ministro, dado que he provocado una gran preocupación en el pueblo surcoreano y he causado problemas (a Park)", ha dicho Kim en un comunicado leído por el jefe del equipo para el traspaso de poderes, Yoon Chang Jung.

Según Yoon, Kim, de 74 años de edad, ha decidido dimitir como aspirante a jefe de Gabinete tras reunirse a primera hora del miércoles con la presidenta electa, apenas una semana después de que ésta le nominara para el cargo.

Kim, que fue presidente del Tribunal Constitucional (TC), se ha visto envuelto en una serie de escándalos de corrupción, relacionados con sus hijos y con varias inversiones inmobiliarias, según ha informado la agencia de noticias Yonhap.

Los hijos de Kim quedaron exentos del servicio militar, al que están obligados todos los surcoreanos durante al menos dos años, en el caso del primogénito, por ser demasiado delgado y, en el caso del pequeño, por padecer gota. Otros cargos públicos han tenido que dimitir porque ellos o sus familiares no han cumplido esta obligación nacional.

Además, se ha descubierto que los hijos de Kim son propietarios de grandes extensiones de terreno en algunas de las zonas más importantes del país desde que eran niños, algo con lo que, según la prensa surcoreana, habría eludido el pago del impuesto de sucesiones.

Kim también está implicado en ocho casos por especulaciones inmobiliarias que se llevaron a cabo en las décadas de 1970 y 1980, cuando el país asiático vivió su 'boom' urbanístico.

El ex presidente del TC ha informado de que posee una fortuna de 3.000 millones de wons (dos millones de euros), de la cual dos terceras partes están en manos de sus hijos desde 1993, cuando el Gobierno exigió por primera vez a funcionarios y políticos que declararan su haber.

"SABIA DECISIÓN"

En este contexto, el Partido Democrático Unido (PDU) ha aplaudido la dimisión de Kim. "Ha tomado una sabia decisión al acabar desde el principio con la preocupación ciudadana y mantener el honor que le queda", ha dicho el portavoz del PDU, Jung Sung Ho.

Jung ha atribuido este incidente al estilo personal de Park a la hora de elegir a sus futuros colaboradores, que ha calificado de "puertas cerradas", instando a la presidenta electa a "seleccionar al personal de forma transparente".

Este escándalo podría afectar a la imagen del nuevo Gobierno, que comenzará su andadura el próximo 25 de febrero, ya que Park ha señalado la lucha contra la corrupción en la administración pública como una de sus prioridades.