Una ONG propone aumentar la edad mínima legal para incorporarse al mercado laboral de los menores

Actualizado 09/02/2007 4:37:08 CET

SAN JOSÉ, 9 Feb. (EP/AP) -

Una importante organización no gubernamental propuso este jueves a las autoridades costarricenses aumentar la edad mínima para la incorporación legal de menores de edad al trabajo como una forma de incentivar que los jóvenes permanezcan en el sistema educativo.

La legislación local permite el trabajo a los adolescentes a partir de los 15 años, siempre que no se obstaculice su derecho a la educación y a la salud. No obstante, la educación secundaria se completa en promedio cuando los jóvenes tienen entre 16 a 18 años.

"Con qué criterios se definió que los 15 años es una edad adecuada para empezar a trabajar", cuestionó el estudio del Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (Preal), presentado el jueves por su director regional, Nick Mills.

En el marco de Preal se ha desarrollado en la región un proyecto denominado "Primero Aprendo" que, de acuerdo a Mills, tiene tres años de estar en desarrollo en países centroamericanos, así como en República Dominicana.

"Estamos trabajando con más de 2.000 niños en 40 comunidades de cuatro países involucrados, se trata de un trabajo piloto para ensayar 21 modelos educativos, con el fin de determinar cuáles serían más eficaces para que un niño que trabaja se inscriba en el sistema educativo, se quede en él y, ojalá, disminuya o elimine las horas de trabajo", explicó.

Agregó que van detrás de soluciones duraderas y para lograrlo, dijo que deben atraer el interés de las autoridades educativas.

La publicación de 'Primero Aprendo' indica que en Costa Rica, según datos tomados en el 2002, existía una población ocupada de 113.523 menores de entre 5 a 17 años, el 73% eran chicos. Además cerca de un 43% se encontraban por debajo de los 15 años.

Entre los adolescentes entre 15 y 17 años, el 63% no asistía al colegio y de ellos, el 34% alegó no tener interés en el aprendizaje, lo que según Mills, refleja deficiencias en la oferta educativa.

Entonces se plantearon otras recomendaciones, como establecer incentivos que estimulen la asistencia a la escuela, como becas y planes de alimentación. También adecuar los contenidos para que sean más flexibles y evitar el rezago de los que trabajan así como ofrecer alternativas de formación técnica.

Mills adelantó que publicaciones similares a la del caso de Costa Rica se harán en cada nación centroamericana. Datos de Preal indican que en Centroamérica y República Dominicana trabajan más de 2,3 millones de niños entre 5 y 17 años.

En Costa Rica representan el 10% del total de menores con esas edades, pero en El Salvador es el 12% (más de 222.000 menores en el año 2001); en Nicaragua el 14% (más de 250.000 niños) y en Dominicana serían más de 436.000 menores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies