La crisis amenaza con dejar en libertad a Charles Taylor por falta de financiación del tribunal

REUTERS
Actualizado 24/02/2009 18:20:22 CET

DAKAR, 24 Feb. (Reuters/EP) -

El ex presidente de Liberia Charles Taylor podría quedar en libertad a causa de la crisis financiera mundial, ya que se han limitado las donaciones destinadas al Tribunal Especial para Sierra Leona, auspiciado por la ONU, que le juzga por los cargos de crímenes de guerra y contra la Humanidad por su presunta participación en las masacres perpetradas en Sierra Leona durante la guerra civil.

Así lo advirtió hoy el fiscal jefe del tribunal, Stephen Rapp, quien declaró a Reuters que el tribunal tiene un déficit de presupuesto de más de cinco millones de dólares desde el pasado mayo. "Con la continuación de la crisis económica, conseguir fondos no es fácil... Si nos quedamos sin ellos, es posible que los jueces tengan que liberarle", explicó a Reuters en una entrevista telefónica.

Taylor está siendo juzgado en La Haya debido a que en su momento se prefirió no juzgarle en su país por miedo a que el proceso supusiera una amenaza contra la estabilidad de la región. El ex presidente ha negado los 11 cargos de crímenes contra la Humanidad y otros a los que se enfrenta, incluidos violación, esclavitud y reclutamiento de niños soldado.

El juicio comenzó en junio de 2007 y aunque sea puesto en libertad por falta de fondos continuará estando acusado. Rapp había informado a principios de este mes de que el veredicto se conocería a comienzos del año que viene.

Mientras, el proceso que se celebra simultáneamente en Freetown, la capital de Sierra Leona, contra tres ex dirigentes del grupo rebelde Frente Revolucionario Unido (RUF, por sus siglas en inglés), al que apoyaba Taylor desde Liberia, tiene previsto entregar el veredicto mañana, miércoles. Los imputados podrían así convertirse en los primeros condenados del mundo por ataques contra cascos azules y matrimonios forzados. "Este es uno de los tribunales más activos que ha habido", afirmó Rapp desde Freetown.

De los nueve imputados que siguen vivos, cinco ya han sido condenados por crímenes de guerra. Otros cuatro ex altos cargos del Gobierno de Taylor murieron o desaparecieron antes de que pudieran ser acusados formalmente o juzgados.

GUERRA DE SIERRA LEONA

Los rebeldes del RUF, a los que supuestamente Taylor dirigió y financió en la vecina Sierra Leona, son responsables de masacres de pueblos enteros. Más de 50.000 personas fallecieron en la guerra civil de este país, entre 1991 y 2002, y más de la mitad de la población, estimada en 4,5 millones, se vio obligada a huir de sus hogares.

La de Sierra Leona fue también una guerra por el control de los campos de diamantes en el norte y el este del país, territorio de los rebeldes del RUF. El tráfico ilegal de diamantes desde estas zonas sirvió para financiar la ayuda militar destinada al RUF, lo que le permitió continuar con los combates.

Ahora, casi tres años después de la detención de Charles Taylor en Nigeria, adonde se había exiliado, y en pleno juicio, las autoridades judiciales temen que la falta de fondos ponga en peligro el futuro del tribunal, que se financia con contribuciones voluntarias de gobiernos donantes. El presupuesto necesario sólo para el periodo 2008-2010 alcanza los 68,4 millones de dólares.

"Unos pocos donantes importantes no han podido facilitar su apoyo financiero al tribunal o han donado menos que en años anteriores. Entre estos países se incluyen Irlanda, Francia y Alemania, que siempre han sido donantes muy importantes para nosotros, pero también hay otros donantes", declaró a Reuters el secretario de la corte, Herman von Hebel.

Por ello, el tribunal está buscando financiación "en algunos países de Oriente Próximo" así como el apoyo del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama.