Críticas a la Liga Norte tras el atentado racista perpetrado por un excandidato

Matteo Salvini
REUTERS / STEFANO RELLANDINI
Publicado 04/02/2018 15:16:48CET

ROMA, 4 Feb. (Reuters/EP) -

La izquierda ha criticado a la Liga Norte, el partido aliado de Silvio Berlusconi en su enésima candidatura a liderar Italia, tras conocerse que el responsable del atentado racista en el que ayer resultaron heridos seis inmigrantes africanos fue obra de un excandidato de la formación de ultraderecha en las últimas elecciones locales.

El sospechoso, ya detenido, es Luca Traini, quien antes de entregarse hizo el saludo fascista y gritó "¡Viva Italia!". Traini lleva un símbolo neonazi tatuado sobre una ceja, reconoce haber disparado sobre los inmigrantes y no da muestra alguna de arrepentimiento.

El líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, se ha distanciado del ataque, pero ha afirmado que la violencia es consecuencia directa de la inmigración masiva a Italia de los últimos años. "Si hay que culpar a alguien, el Gobierno es el que ha permitido que cientos de miles de inmigrantes ilegales vengan aquí sin ningún límite", ha afirmado en declaraciones a 'La Stampa'.

Desde la izquierda acusan a Salvini de fomentar un peligroso sentimiento xenófobo en un país que estubo gobernado por un régimen fascista entre 1922 y 1943. "Salvini ha creaedo miedo y caos y debería disculparse ante el pueblo italiano", ha afirmado la portavoz en la Cámara Baja del partido Libres e Iguales, Laura Boldrini.

Desde el gobernante Partido Democrático (PD), de centro-izquierda, han pedido calma. "Sería fácil generar controversia ante quienes alimentan el odio contra nosotros día a día, pero sería un error", ha declarado el líder del PD, Matteo Renzi.

Las encuestas apuntan a que el PD perderá las elecciones parlamentarias del próximo 4 de marzo y el favorito es el partido Forza Italia de Berlusconi, aliado de la Liga Norte, aunque no se espera una mayoría absoluta. La Liga Norte aportará en torno a 14 por ciento de los votos, según las encuestas, lejos del 4,1 de 2013. Este aumento se debe al giro a la ultraderecha de Salvini, que plantea abiertamente un discurso contra la inmigración.