Un diputado y ex miembro del partido gobernante, imputado por crímentes de guerra en la contienda de 1991

Actualizado 10/05/2007 13:55:16 CET

ZAGREB, 10 May. (EP/AP) -

Un diputado croata y ex miembro del partido gobernante ha sido imputado por crímenes de guerra, acusado de ordenar la tortura y asesinato de civiles serbios durante la guerra serbo-croata de 1991, según anunció hoy su abogado.

El tribunal de distrito de Zagreb acusó a Branimir Glavas de formar una unidad paramilitar en 1991 en Osijek --localidad del este del país de la que era considerado 'señor de la guerra'-- y ordenar la detención, tortura y asesinato de al menos dos civiles serbios.

Glavas, en tiempos nacionalista acérrimo y ex alto cargo del partido gobernante, es el primer responsable croata en ser acusado de crímenes de guerra por la contienda de 1991. Según el acta de acusación, emitida anoche, los testigos alegan que una víctima fue obligada a beber ácido de una batería y fue abatida cuando intentaba huir de un garaje cercano a la oficina de Glavas.

Esta es la segunda acusación contra Glavas. Este había sido acusado el mes pasado en relación con crímenes de guerra contra una docena de civiles serbios, muchos de cuyos cuerpos fueron encontrados flotando en un río.

Glavas, que se encuentra detenido desde que se emitió la primera acusación en su contra, ha negado haber actuado de forma errónea, asegurando que sólo defendió su país contra los asaltos de los serbios. Su abogado, Ante Madunic, dijo que el caso contra su cliente está motivado políticamente.

Glavas fue detenido por primera vez a finales del año pasado después de que se abriera una investigación en su contra, pero inició una huelga de hambre y fue puesto en libertad cuando los médicos dijeron que su vida corría peligro. Durante los 90, Glavas fue un alto responsable dentro de la gobernante Unión Democrática de Croacia, pero fue expulsado hace dos años tras una disputa con el primer ministro, Ivo Sanader.

Desde entonces, formó su propio partido, que ganó elecciones locales en el este de Croacia el año pasado. Además, mantuvo su escaño parlamentario como independiente. La Cámara, que controla el partido de Sanader, le retiró la inmunidad parlamentaria en octubre pasado para permitir que fuera llevado ante la justicia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies