El primer ministro promete una investigación por la muerte de seis bomberos en un incendio en una isla croata

Actualizado 31/08/2007 16:36:40 CET

ZAGREB, 31 Ago. (EP/AP) -

El primer ministro croata, Ivo Sanader, prometió hoy una investigación por la muerte de seis bomberos mientras trabajaban en las labores de extinción de un incendio en la isla de Kornat. Otros siete bomberos resultaron heridos de gravedad en este mismo suceso.

El grupo, en el que había voluntarios de 17 y 18 años, se vio rodeado por las llamas ayer cuando el viento cambió de dirección de forma repentina mientras luchaban contra las llamas en Kornat, según explicó el jefe del Departamento de Bomberos croata, Mladen Jurin.

Según la Policía, ocho hombres han sido detenidos como presuntos pirómanos. De acuerdo con la agencia estatal HINA, los ocho son trabajadores temporales de la construcción y turistas que presuntamente presenciaron cómo un turista alemán prendía el fuego.

Las víctimas figuran entre los 23 bomberos que inicialmente se enviaron para combatir el incendio, que quedó controlado a primera hora de hoy. Los trece afectados estaban intentando apagar las llamas que amenazaban varias casas cuando se vieron atrapados y rodeados.

Cinco de los siete bomberos heridos, que fueron trasladados en helicóptero al hospital, se encuentran en estado muy grave y fueron trasladados durante la noche a dos clínicas en Zagreb, según informaron fuentes médicas, ya que presentan quemaduras en el 85-90% de su cuerpo.

Sanader visitó hoy a los heridos en el hospital de la ciudad costera de Zadar, subrayando que es "la mayor tragedia en la lucha contra el fuego en Croacia". "El Gobierno insiste en que debe llevarse a cabo una investigación exhaustiva", afirmó. Si fue un incendio intencionado, el Ejecutivo quiere que "los autores sean identificados y castigados duramente", añadió.

El gobernador del condado declaró siete días de luto y precisó que entre las víctimas figuran un joven de 17 años y dos de 18 de la brigada de voluntarios contra incendios. El resto de los fallecidos eran bomberos profesionales. Entre los heridos también hay voluntarios.