Crónica Afganistán- Los afganos creen que las tropas extranjeras no han ayudado, mientras aumenta el apoyo a los talibán

Actualizado 19/03/2007 19:24:45 CET

Casi la mitad opina que las fuerzas internacionales perderán la guerra y un tercio se declara abiertamente a favor de los talibán

LONDRES, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 85 por ciento de los afganos consideran que la presencia de tropas extranjeras en el país no les ha ayudado para nada y el 49% cree que finalmente estas fuerzas perderán la guerra en Afganistán, según el último estudio realizado por el 'think tank' The Senlis Council y presentado hoy, el cual revela que el apoyo de la población en el sur del país hacia los talibán va en aumento y cada vez son menos los que temen expresarlo abiertamente.

Según este estudio realizado a 17.000 afganos en el sur y el este del país --las zonas más inestables en la actualidad--, la comunidad internacional, y con ella el Gobierno del presidente Hamid Karzai, está perdiendo terreno en el sur del país en favor de los talibán en los últimos meses. Así, según este sondeo, el 26,8% de los encuestados no tiene miedo a expresar abiertamente su apoyo por los 'Estudiantes de Teología'.

"Los resultados del estudio son extremadamente alarmantes porque indican que la comunidad internacional se encuentra en graves problemas en Afganistán", destacó la presidenta del Senlis Council, Norine MacDonald, advirtiendo de que "un regreso de los talibán al poder tendría graves consecuencias tanto para los afganos como para la seguridad global".

Según este grupo de estudios que se centra en cuestiones de desarrollo y seguridad, el regreso de los talibán volvería a convertir el país en un escondite seguro para las actividades de Al Qaeda y haría de Afganistán una grave amenaza para la seguridad a nivel mundial, no sólo en la región.

Por otra parte, el estudio pone de manifiesto que el 49% de los consultados cree que la comunidad internacional perderá la guerra contra los talibán. "Esto es muy inquietante, la gente incluso está dividida sobre esta cuestión", afirmó MacDonald, subrayando que "deben adoptarse medidas inmediatas para dar la vuelta a la tendencia" de un creciente apoyo hacia los talibán.

En este sentido, en la provincia de Nangarhar (este), el 51,58% de los consultados opina que las tropas estadounidenses deberían abandonar Afganistán, mientras que el 87,52% no considera adecuada la respuesta a los ataques insurgentes por parte de las tropas estadounidenses.

Además, explica MacDonald, "el 80% de los encuestados han expresado su preocupación sobre cómo alimentar a sus familias". "Esto es de especial preocupación ya que nuestra investigación ha revelado que gran parte del apoyo hacia la insurgencia que lideran los talibán en el sur de Afganistán está motivada por la pobreza".

PREOCUPACIÓN POR LA FAMILIA

En un reciente informe, el Senlis Council reveló que los campamentos de desplazados internos son un excelente centro de reclutamiento para los talibán. "Los hombres en los campamentos buscan trabajo; están desesperados por alimentar a sus familias", señaló MacDonald. "El estudio constató que el 72% de los hombres ya sabía cómo utilizar armas, de ahí el que el reclutamiento sea fácil para los talibán", añadió.

Ante este panorama, el Senlis Council hace una serie de recomendaciones, que "creemos que pueden ayudar a revertir esta tendencia e instamos a la comunidad internacional a que equilibre nuevamente sus tácticas en Afganistán", afirmó MacDonald. "El principal papel de la comunidad internacional en Afganistán es apoyar al Gobierno de Karzai pero muchas de los enfoques que se están utilizando hacen que nuestras propias políticas refuercen a nuestros enemigos", previno.

En este sentido, el Senlis Council aboga por que aumente la ayuda al desarrollo --el gasto militar, afirma, entre 2002 y 2006 superó al gasto en desarrollo en un 900%, y porque se ponga fin a la erradicación forzosa del cultivo de adormidera. Según este 'think tank', "la erradicación del cultivo de opio ha privado a muchos afganos de su único medio de supervivencia".

En lugar de ello, propone que se abandonen las políticas contra la producción de drogas por otras iniciativas más pragmáticas como el cultivo de adormidera para proyectos farmacéuticos. Con ello, afirma el Senlis Council, el presidente Karzai aumentaría su apoyo y se permitiría una diversificación económica.

EVITAR VICTIMAS CIVILES

Por último, el estudio subraya que las intervenciones militares han provocado muchas víctimas civiles en Afganistán, de ahí el que se inste a que cualquier acción militar tenga como prioridad evitar víctimas entre la población civil.

En línea con esta petición, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC) pidió hoy a los gobiernos de Afganistán y Estados Unidos que creen un marco legal que regule las actividades militares encabezadas por Estados Unidos en el país en el marco de la operación 'Libertad Duradera', ante el creciente número de víctimas civiles en estas operaciones.

"Tiene que haber una estructura legal específica para las actividades de las fuerzas de la coalición en Afganistán", declaró Fareed Hamidi, miembro de AIHRC. Según esta comisión, la Constitución afgana y los seis tratados sobre Derechos Humanos que ha firmado Afganistán son demasiado vagos en la materia. Según Hamidi, "los países que han contribuido con soldados a las fuerzas internacionales en Afganistán deberían asumir la responsabilidad de sus acciones".

GOBIERNO CORRUPTO

Por otra parte, otro sondeo dado a conocer hoy por el Integrity Watch Afghanistan revela que la mayoría de los afganos considera que sus dirigentes son más corruptos que el Gobierno prosoviético de la década de 1980 o el régimen de los talibán de la de 1990.

Según la encuesta, aproximadamente el 60% de los entrevistados señalaron que la Administración actual es más corrupta que cualquier otra en las últimas dos décadas. "Durante los últimos cinco años, la corrupción ha alcanzado niveles no vistos en administraciones previas", sostiene el estudio.

Así, el dinero "puede comprar nombramientos del Gobierno, evitar la Justicia o eludir a la Policía", mientras el Gobierno es "incapaz o está poco dispuesto a luchar seriamente contra la corrupción", sostiene la organización, que entrevistó a 1.258 personas para su estudio.

En concreto, el sondeo mostró a los tribunales y el Ministerio del Interior como las instituciones más corruptas. El director ejecutivo del grupo, Lorenzo Delesgues, se refirió a la falta de cumplimiento de la ley como la principal razón para la corrupción y los sobornos. "La corrupción ha minado la legitimidad del Estado", aseguró, en rueda de prensa.

Integrity Watch Afghanistan, que llevó a cabo entrevistas en 13 provincias, indicó que el 93% de los encuestados cree que tienen que pagarse sobornos para más de la mitad de los servicios públicos y de la administración. Según el informe, la impunidad y la falta de responsabilidad de los funcionarios trabajan en favor de la corrupción. No obstante, el 45% de los entrevistados consideró que la corrupción tiene muy poco o ningún efecto en sus familias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies