Roh y Kim dan el primer paso hacia la firma de una paz definitiva entre las dos Coreas

 

Roh y Kim dan el primer paso hacia la firma de una paz definitiva entre las dos Coreas

Actualizado 04/10/2007 14:46:24 CET

Ambos dirigentes expresan su respaldo a las negociaciones nucleares y se comprometen a cooperar más en todos los aspectos

SEUL, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente surcoreano, Roh Moo Hyun, y el dirigente norcoreano, Kim Jong Il, dieron hoy el primer paso hacia la firma de una paz definitiva entre los dos países que sustituya al armisticio alcanzado tras la guerra que les enfrentó entre 1950 y 1953, al término de una cumbre de tres días durante la que ambos también se comprometieron a respaldar las conversaciones a seis para desmantelar el programa nuclear norcoreano.

Roh y Kim firmaron hoy en Pyongyang una declaración de ocho puntos en que la que además se comprometen a poner fin a las hostilidades militares y a ampliar de forma significativa su cooperación en materia política, económica, nuclear y en otras cuestiones pendientes.

Ayer, en el marco de las conversaciones a seis, Pyongyang se había comprometido a informar detalladamente de sus instalaciones nucleares y a desmantelar todas estas y sus programas nucleares antes de finales de año, en virtud del acuerdo alcanzado en febrero pasado. Hoy, Kim firmó junto a Roh un documento en el que ambos respaldan estas conversaciones y que supone la primera vez que el dirigente norcoreano se compromete personalmente con la desnuclearización de su país.

Los dos dirigentes se comprometieron hoy a hacer esfuerzos conjuntos para la puesta en práctica de los acuerdos alcanzados en el marco de las conversaciones a seis, en las que participan los dos países junto a Estados Unidos, China, Japón y Rusia, "para la solución de la cuestión nuclear en la Península de Corea".

En su declaración, ambos piden la convocatoria de una cumbre de jefes de Estado de los países concernidos para poner fin oficialmente a la Guerra de Corea. Tanto Estados Unidos como China, que lucharon en bandos enfrentados, son firmantes del armisticio por lo que deberían participar en dicha cumbre.

"Roh y Kim comparten la visión sobre la necesidad de poner fin al mecanismo de armisticio existente y construir un mecanismo de paz duradera. Para ese fin, acordaron cooperar mutuamente en la organización de una reunión de los jefes de Estado de las tres o cuatro partes directamente concernidas y declarar el fin de la Guerra de Corea", reza la declaración conjunta.

En este sentido, Seúl y Pyongyang se comprometen a "transformar las relaciones intercoreanas en lazos de respeto mutuo y confianza, trascendiendo a las diferencias en su ideología y sistemas". Así, se comprometen a "no interferir en los asuntos internos del otro y acordaron resolver las cuestiones intercoreanas con un espíritu de reconciliación, cooperación y reunificación".

REUNIÓN DE PRIMEROS MINISTROS

Asimismo, acordaron la celebración de una reunión de sus respectivos primeros ministros en Seúl el mes que viene para discutir sobre las medidas detalladas para aplicar los acuerdos recogidos en la declaración conjunta. También decidieron la creación de una zona especial de paz en la disputada frontera marítima en el Mar Oriental y celebrar un encuentro de sus ministros de Defensa en Pyongyang en noviembre para discutir sobre este aspecto.

Los dos mandatarios también decidieron la celebración frecuente de cumbres para resolver las cuestiones bilaterales pendientes. "Corea del Sur y Corea del Norte acordaron cooperar mutuamente en los esfuerzos para poner fin a las relaciones militares hostiles y garantizar la distensión y la paz en la península de Corea", explica la declaración.

"Las dos Coreas acordaron no enemistarse sino reducir la tensión militar y resolver las disputas mediante el diálogo y las negociaciones. Ambas partes se comprometieron a oponerse a cualquier guerra en la península y honrar fielmente el compromiso de no agresión", prosigue el texto, recogido por la agencia surcoreana Yonhap.

La cumbre, la segunda que mantienen los dirigentes de los dos países tras las histórica reunión de Kim Jong Il con el entonces presidente surcoreano Kim Dae Jung en junio de 2000, sirvió para que ambos "reconfirmaran el espíritu de la declaración conjunta del 15 de junio (de 2000) y discutieran francamente todas las cuestiones relativas a fomentar las relaciones intercoreanas y alcanzar la paz en la península".

En el plano económico, abogan por ampliar las inversiones y los proyectos industriales conjuntos. Así, con la creación de la zona de paz en el Mar Oriental se prevé la creación de una zona de pesca conjunta, la construcción de una zona económica especial, además de permitir el libre paso de los barcos civiles. También se acordó ampliar el parque industrial financiado por Seúl en la localidad fronteriza norcoreana de Kaesong y iniciar el transporte de mercancias entre los dos países mediante el ferrocarril intercoreano.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies