Obama un paso más cerca de hacer "realidad" la reforma sanitaria tras el voto favorable del Senado

Actualizado 25/12/2009 17:17:54 CET

Seguro público, financiación del aborto con fondos públicos e impuesto 'Cadillac', principales escollos para la reconciliación

WASHINGTON, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró este jueves que ahora están "increíblemente cerca" de aprobar "la significativa" reforma sanitaria en Estados Unidos planteada por su administración para ampliar a más de 30 millones de personas la cobertura sanitaria después de que el Senado diera su visto bueno a la reforma el Día de Nochebuena.

"Ahora estamos finalmente cerca de cumplir la promesa de impulsar una reforma sanitaria real y significativa", explicó Obama en declaraciones a la prensa. "Con el voto de hoy, estamos increíblemente cerca de convertir en realidad la reforma sanitaria en este país", insistió, visiblemente satisfecho por la votación en el Senado. "Nuestro desafío es acabar el trabajo", subrayó no obstante.

Obama, que postergó su viaje a Hawai para pasar las fiestas navideñas hasta que concluyera la votación en el Senado, se juega su credibilidad en esta reforma, sobre todo si se tiene en cuenta que el índice de popularidad del mandatario cayó a cerca del 50 por ciento, en pleno debate parlamentario de la reforma.

"Este será la legislación social más importante desde la Ley de Seguridad Social aprobada en los años 30 y es la reforma de nuestro sistema de salud más importante desde que se aprobó Medicare en los años 60", insistió Obama.

A pesar de esta indudable victoria en la Cámara Alta para Obama, que se ha volcado en sacar adelante el que se ha convertido ya en uno de sus más espinosos proyectos personales como es la reforma sanitaria, los analistas anticipan negociaciones duras en enero para poder concilar los proyectos de reforma aprobados por el Senado y la Cámara de Representantes.

CONCILIAR AMBOS TEXTOS

La Cámara de Representantes y el Senado deberán volver a votar el texto de la reforma sanitaria --conciliada por mayoría simple-- antes de someterla a la firma del presidente Obama para que pueda entrar en vigor. La Cámara no retomará su trabajo hasta el 12 de enero, mientras que el Senado lo hará una semana después, el 19 de enero.

El Partido Demócrata confía por su parte en que el proyecto de reforma sanitaria esté aprobado antes de que el mandatario pronuncie, a finales de enero, su discurso sobre el Estado de la Nación.

El Senado estadounidense aprobó el 24 de diciembre, con 60 votos a favor y 39 en contra, la reforma sanitaria impulsada por Obama, lo que abre la posibilidad a que 31 millones de personas sin seguro se beneficien de cobertura sanitaria en el país, ampliando dicha cobertura al 94 por ciento de la población. Es la primera vez que el Senado vota el Día de Nochebuena desde 1985.

"Esto es una victoria para el pueblo americano", aseguró el líder de los demócratas en la Cámara Alta, Harry Reid, tras la votación. "La votación de esta mañana nos pone un paso más cerca de convertir el sueño de Ted Kennedy en realidad", apostilló.

Todos los senadores demócratas han respaldo aprobar el proyecto de reforma sanitaria, manteniendo la disciplina de voto. A ellos se han sumado los dos independientes en la Cámara Alta, el senador por Nebraska, Ben Nelson, y el senador por Connecticut, Joe Lieberman. Ni un solo republicano votó a favor.

La versión aprobada el pasado 8 de noviembre en la Cámara de Representantes, que amplía la cobertura médica a 36 millones de personas y está valorada en casi un billón de dólares, contó con 220 votos a favor y 215 en contra. Sólo un congresista republicano respaldó la reforma y 39 diputados demócratas la rechazaron.

La versión aprobada en el Senado, que aprueba un presupuesto de 871.000 millones de dólares para financiar la reforma, cuenta con destinar un presupuesto menor a financiar el programa Medicare, destinado a costear el seguro médico de ancianos y discapacitados, introduce impuestos para las aseguradoras médicas privadas y empresas de equipamento médico, así como un impuesto especial para gravar los planes médicos de mayor coste --destinado a financiar parte de la reforma en sí-- y, por otra parte, se destinarían más recursos al programa Medicaid, destinado a financiar el seguro médico de las familias más pobres.

Según esta versión, el Gobierno estadounidense también ayudaría a costear su seguro médico a las familias con cuatro miembros que ganen hasta 88.000 dólares anuales, dado que la reforma obligará a todo ciudadano a contar con un seguro médico o de lo contrario se enfrentará a una sanción económica. El Gobierno también ayudará a los ciudadanos a comparar precios entre planes de seguro privados a partir de una bolsa de seguros.

DIFERENCIAS: IMPUESTOS, ABORTO Y SEGURO PÚBLICO

El proyecto aprobado en el Senado reduce los gastos de la reforma al imponer un impuesto para gravar los denominados planes de seguro médico 'Cadillac', por ser los más caros y que actualmente benefician al ciudadano al permitirle grandes desgravaciones fiscales. Obama respalda este impuesto al considerarlo "una buena idea" para "reducir costes".

El impuesto, no contemplado en la versión aprobada en la Cámara, sería del 40% en el caso de que la prima del seguro médico ascendiera a más de 8.500 dólares para personas y de 23.000 dólares en el caso de las primas familiares.

Sin embargo, muchos sindicatos se han mostrado en desacuerdo porque muchos empresarios suelen ofrecer mejores seguros médicos, más caros, a condición de rebajar el salario del trabajador. Algunos demócratas en la Cámara también se oponen por igual motivo.

En la versión del Senado se prevé sin embargo que quienes ganen más de 200.000 dólares o 250.000 dólares por pareja paguen un mayor impuesto para financiar el programa Medicare.

Aunque la versión de la Cámara no incluye el impuesto 'Cadillac', también prevé un impuesto para gravar las rentas altas que se situaría en el 5,4% para ingresos superiores a los 500.000 dólares anuales y superiores al millón, en el caso de las familias.

Otra de las grandes diferencias entre ambos textos es la financiación con fondos federales del aborto, algo que también ha dividido a los demócratas en ambas cámaras.

La versión de la Cámara incluye la denominada enmienda 'Stupak' y restringe aún más que en la versión del Senado la opción para abortar si una persona se ha beneficiado de subsidios públicos o quienes compren el seguro médico a través del mecanismo de intercambio de seguros, organizado por el Estado para facilitar que los ciudadanos comparen precios de seguros. También prohíbe a las clínicas practicar abortos si se han anunciado a través del mecanismo de intercambio de seguros estatal.

SEGURO MÉDICO PÚBLICO

Quizá el punto de desencuentro que más afecta al propio Obama sea la opción de contar con un seguro médico público, opción que garantiza la versión de la Cámara pero no la del Senado. Obama siempre defendió la necesidad de introducir un seguro público, algo muy criticado por las compañías aseguradoras privadas.

En un principio, la versión del Senado también incluía esta opción, pero los senadores demócratas acordaron retirarla para garantizar el voto positivo de los dos senadores independientes.

La Cámara de Representantes en cambio sí aprobó la inclusión de un seguro público, cuyo coste para el ciudadano sería negociado entre el Gobierno y las compañías de seguro privadas, en lugar de estipular primas predeterminadas, algo que ocurre por ejemplo en el caso de Medicare.

Este puede ser el punto más difícil de reconciliar, sobre todo si se tiene en cuenta que al menos 50 representantes demócratas han insistido en que no respaldarán una reforma sanitaria que no garantice un seguro médico público, como ocurre en Europa. Por su parte, los dos senadores independientes, cuyos votos fueron necesarios para sacar adelante el proyecto en la Cámara Alta, han dicho que no apoyarán la opción de seguro público.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies