Francia quiere convertirse en un "ejemplo internacional" de compromiso frente al cambio climático

Actualizado 24/10/2007 17:58:21 CET

Sarkozy presentará mañana la nueva política ecológica francesa acompañado de Al Gore

PARIS, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente galo, Nicolas Sarkozy, quiere hacer de Francia un "ejemplo internacional" de compromiso frente los "desafíos ecológicos" y mañana presentará en El Elíseo de manera solemne las conclusiones del Grupo de Trabajo sobre el Medio Ambiente que servirán de base a la nueva política ecológica francesa.

Sarkozy estará acompañado por el Gobierno en pleno, el flamante premio Nobel de la Paz, Al Gore, la también Nobel Wangari Maathaï y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso.

El Grupo de Trabajo integrado por unas cuarenta personas representantes de ONG, sindicatos, patronal, de la clase política y del Estado ha debatido durante tres meses y encara ahora la recta final de las negociaciones en cuatro mesas redondas que lanzarán sus propuestas definitivas. Mañana serán anunciadas por el jefe del Estado y a mediados de diciembre, el plan de acción se convertirá en un gran proyecto de ley para 2008.

Los temas objeto de negociación han sido la lucha contra el cambio climático y ahorro energético, biodiversidad y recursos naturales, medio ambiente respetuoso con la salud, modos de producción y consumo sostenibles, democracia ecológica desde el punto de vista institucional y la forma de gobierno y favorecer modos de desarrollo ecológicos favorables a la competitividad y el empleo. Ha habido también dos talleres sobre Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y residuos.

Según indica El Elíseo en un comunicado, el presidente quiere que este Grupo de Trabajo "consolide una nueva política de medio ambiente basada en un crecimiento sostenible para dar solución al cambio climático, las modificaciones de la biodiversidad y la degradación del ecosistema".

CARRETERAS

Por su parte, el ministro de Ecología, Jean-Louis Borloo, anunció hoy al diario 'Le Monde' su intención de no construir más carreteras salvo las de circunvalación de las ciudades y lanzar un programa de protección del hábitat financiado con 20.000 millones de euros por el Estado.

En el documento que sirve de base para la mesa redonda final, Borloo ya había anunciado un "cambio de paradigma" para que la carretera y los aviones sean el "último recurso".

"El paradigma actual, basado en la prioridad dada a las infraestructuras viarias y el desarrollo separado de los modos de transporte, debe dejar paso a una lógica de desarrollo integrado, multimodal, en la cual la carretera y el avión sean el último recurso por cuestiones tecnológicas o geográficas", añade.

En declaraciones a la prensa durante la apertura de estas dos últimas jornadas de debate, el primer ministro francés, François Fillon, aseguró que el Gobierno se comprometerá a llevar a la práctica "todas las propuestas concretas, precisas y consensuadas" que salgan del Grupo de Trabajo.

Además, dijo que con esta iniciativa se pone en marcha "una nueva forma de gobernar" y un intento de "reconciliar ecología y desarrollo económico". "He venido a decir a los participantes que el hecho de que gente que no se hablaba haya trabajado durante tres meses y hecho 1.000 propuestas, ya es un éxito".

OPINIÓN PÚBLICA

La opinión pública francesa confía en que las propuestas del Grupo de Trabajo puesto en marcha por Sarkozy conduzcan a la adopción de medidas concretas, según un sondeo realizado por la empresa LH2 para el diario 'Liberation', que indica que casi el 60% de los franceses espera acciones importantes.

Además, el 90% apoyaría un nuevo impuesto para las empresas contaminantes para que reduzcan su nivel de emisiones y un 95% quiere estar mejor informado sobre el impacto ecológico de los productos de gran consumo.

El 65% de los franceses estaría de acuerdo en modificar los motores de los coches para que la velocidad no supere los 130 kilómetros por hora, pero sólo el 44% de los encuestados apoyará rebajar en 10 kilómetros la velocidad máxima permitida en carreteras y autopistas. El 64% quiere imponer una moratoria a los cultivos de Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

MEDIDAS

Entre las medidas acordadas ya por el Grupo de Trabajo figuran las pastillas para el ahorro de gasolina en los coches, o 'ecopastillas' y un gran programa de renovación de edificios de aquí a 1015 que ahorren un 20% de energía.

Queda por ver qué pasa con las cuestiones fiscales a las que las asociaciones ecologistas conceden prioridad, como crear un impuesto sobre las emisiones de carbono, idea que provoca un gran rechazo en las filas de la UMP, que no quiere oír hablar de impuestos a escasos meses de las municipales de marzo.

Sobre la mesa está también la posibilidad de crear una 'ecoviñeta' con un bono para los coches particulares, una tasa por kilómetro para los camiones o los incentivos fiscales para renovar los edificios.

Respecto a la implicación del sector agrario en la política ecológica, los expertos ven necesaria una ley sobre OGM, pero parece que no se ponen de acuerdo sobre la cuestión de los pesticidas. Las ONG piden un compromiso, sobre el que no hay unanimidad, para que en diez años su uso se reduzca a la mitad.

Otro asunto polémico es el tema de los biocarburantes. El documento del grupo de trabajo se limita a contemplar la elaboración de un balance ecológico y energético.

Sí podría haber consenso sobre la política de desechos y la necesidad de reducir la cantidad de envases y embalajes, aumentar la vida de los productos y mejorar su reciclaje. En materia de tratamiento de residuos hay que conciliar los puntos de vista sobre la incineración, que oscilan entre partidarios de la moratoria y de su desarrollo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies