La CE destina casi 2 millones de euros para cofinanciar programas de vigilancia de gripe aviar en la UE

 

La CE destina casi 2 millones de euros para cofinanciar programas de vigilancia de gripe aviar en la UE

Actualizado 15/02/2006 14:05:05 CET

De estos fondos, más de 88.100 euros irán destinados a las pruebas que se realizarán en España

BRUSELAS, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea destinará 1.964.800 euros para cofinanciar más de la mitad del coste de los programas de vigilancia y pruebas veterinarias para detectar y evitar la expansión de la gripe aviar que pondrán en marcha los países de la UE hasta finales de este año, una cantidad de la que 88.100 euros corresponderán a los fondos destinados a España.

El Comité Permanente de la Cadena Alimenticia y Salud Animal dio el visto bueno este martes a la propuesta del Ejecutivo comunitario para destinar un nuevo contingente financiero para contribuir al pago de los programas nacionales de vigilancia contra la gripe aviar. Se trata del segundo fondo de estas características, puesto que Bruselas ya comprometió 884.000 euros para costear estos programas en el periodo comprendido entre julio de 2005 y enero de 2006.

El objetivo de los planes nacionales de vigilancia es asegurar una detección temprana de brotes de gripe aviar en la UE. Así, los países de la UE disponen un plazo que termina a final del próximo mes de marzo para presentar a la Comisión las características de sus planes, donde deberán incluirse datos sobre el número de muestras que se tomarán tanto de aves salvajes como de corral y la cantidad de análisis que se realizarán.

La Comisión recordó que entre julio de 2005 y enero ayudó a cofinanciar 60.000 análisis a aves salvajes y 300.000 en aves de corral en toda la UE.

Por países, España recibirá 88.100 euros para cofinanciar su programa nacional, una cantidad que sitúa a este país en el octavo puesto de los Estados miembros que más fondos recibirán. En primer lugar se sitúa Italia, a donde la Comisión destinará 427.300 euros; Alemania, con 268.000 euros; Francia, con 204.800 euros, y Dinamarca, con 168.5000 euros.

Esta es una de las decisiones que adoptó el Comité Permanente que inició este miércoles una reunión de dos días en Bruselas en un momento en el que cinco países de la UE han hallado brotes del virus H5 de la gripe aviar en aves salvajes que fueron encontradas muertas en sus territorios. En menos de una semana, se han registrado casos en Grecia, Italia, Eslovenia, Austria y Alemania. En el caso de los dos primeros países, las pruebas de laboratorio ya han confirmado que se trata de la cepa más virulenta, el H5N1, mientras que en los otros tres los análisis no han dado todavía ningún resultado.

Además de los fondos de cofinanciación que recibirán de Bruselas Alemania y Francia, el resto de países afectados recibirán cantidades inferiores: Austria, 28.500 euros; Grecia, 39.300 euros, y Eslovenia, 23.500 euros.

PROHIBICIÓN DE LA IMPORTACIÓN DE PLUMAS

Por otra parte, el Comité Permanente adoptó la propuesta de la Comisión Europea para prohibir la importación a la UE de plumas no tratadas procedentes de cualquier país tercero como medida de precaución "a la luz de la rápida expansión de la gripe aviar en los últimos meses y del alto riesgo de que la enfermedad se extienda aún más", señaló el Ejecutivo comunitario.

La prohibición estará vigente hasta el 31 de julio de 2006 y se produce a pesar de que, a medida que han ido apareciendo brotes en distintos países en los últimos meses, la UE fue prohibiendo las importaciones de plumas sin tratar de todos los países afectados, incluidos "la mayoría de los mayores exportadores".

Sin embargo, la Comisión Europea propuso esta prohibición como una medida adicional después de haber escuchado la opinión de la industria europea y también de la Autoridad Europea en Seguridad Alimenticia, que apuntó que "las plumas deberían ser tratadas apropiadamente antes de comerciar con ellas para reducir el riesgo de que la gripe aviar se extienda a través de las plumas o de partes de plumas".

Por este motivo, quedan excluidas de la prohibición aquellas plumas que hayan sido tratadas con corrientes de vapor "o cualquier otro método que asegure que no quedan patógenos en el producto". Estos tipos de plumas se utilizan para la fabricación de artículos como almohadas o sacos de dormir que son considerados "seguros" por la Comisión y que, por tanto, podrán seguir entrando en la UE.

El Comité Permanente continuará su encuentro hasta mañana, jueves, cuando analizará qué estrategia tomar en el caso de que la gripe aviar se traslade en la UE desde aves salvajes a aves de corral.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies