Siete muertos y decenas de heridos en un atentado con coche bomba contra los chiíes de Bagdad

 

Siete muertos y decenas de heridos en un atentado con coche bomba contra los chiíes de Bagdad

Actualizado 25/08/2007 17:50:16 CET

Tres presuntos insurgentes muertos y otros 17 capturados por el Ejército estadounidense en distintas incursiones

BAGDAD, 25 Ago. (EP/AP) -

Un coche bomba explotó hoy en el norte de la capital iraquí y se cobró al menos siete vidas al tiempo que hirió a unas 30 personas más, según informaron fuentes médicas y testigos, en un aparente atentado sectario contra la comunidad chií, según barajan las autoridades, por su proximidad a uno de los santuarios más importantes de esta secta islámica mayoritaria en Irak. Mientras, las fuerzas estadounidenses mataron a tres presuntos insurgentes y detuvieron a otros 17 en distintas operaciones.

El ataque fue perpetrado poco después del mediodía, hora local, en el barrio bagdadí de Kazimiya, a pesar de que muchas calles de Bagdad han sido cerradas al tráfico para proteger mejor a la comunidad peregrina chií que conmemorará la próxima semana en la ciudad santa de Kerbala el aniversario del nacimiento del 'Imán oculto'.

Poco después del mediodía, una bomba escondida en un vehículo explotó en una concurrida plaza, la de Oruba, a escasos 500 metros del santuario del imán Musa Kadhim, una figura venerada por la comunidad chií. Un médico que trabaja en un hospital de la zona reveló que dos de los siete fallecidos eran menores.

Ningún grupo o milicia se ha atribuido la responsabilidad del atentado, aunque las autoridades sospechan que pudo haber sido obra de extremistas suníes conocidos como 'takfiris' que consideran herejes a los chiíes y les acusan de traición al colaborar, aseguran, con las fuerzas estadounidenses.

LUGAR DE EJECUCIONES

Por otra parte, el mando estadounidense anunció hoy el descubrimiento de un lugar utilizado para ejecuciones en la zona de Arab Jabour, al sur de la capital, que podría pertenecer a Al Qaeda. Durante una operación de 24 horas desarrollada entre el martes y el miércoles los soldados hallaron calaveras, cuerpos en descomposición y huesos envueltos en ropas ensangrentadas en el interior de una fosa, explicó el portavoz teniente coronel Christopher Garver.

Los militares hallaron también restos de sangre y otros restos en un edificio cercano que podrían indicar que era allí donde se realizaban las ejecuciones.

Las fuerzas estadounidenses fueron disparadas tan pronto como entraron en la zona, pero devolvieron el fuego y mataron a un presunto terrorista, indicó Garver. También fueron localizados artefactos explosivos caseros y un arsenal de armas con detonadores a distancia.

OPERACIONES ANTITERRORISTAS

Además, efectivos estadounidenses mataron a tres presuntos insurgentes y capturaron a otros 17 en operaciones realizadas antes del amanecer y dirigidas contra las actividades de Al Qaeda, explicó Garver.

Uno de los detenidos en una operación realizada al noreste de Samarra podría estar financiando y proporcionando armamento a combatientes extranjeros. Otro de los detenidos podría ser un "socio" de los dirigentes de Al Qaeda que fue enviado a Beiji para montar operaciones allí.

En las incursiones de Bagdad fue capturado el presunto líder de una célula terrorista que opera en la zona de Arab Jabour que podría dirigir a una veintena de expertos en explosivos. También fueron detenidos cinco colaboradores del dirigente terrorista.

En el oeste de Bagdad fuerzas estadounidenses que pretendían capturar a un fabricante de bombas detuvieron a dos sospechosos que se ocultaban en un edificio de la Media Luna Roja, dijo Garver.

Por otra parte, las fuerzas estadounidenses e iraquíes mataron a dos insurgentes y detuvieron a otros siete ayer viernes durante las operaciones desarrolladas en dos localidades situadas en la carretera que une Bagdad con Kirkuk, explicó hoy el coronel de la Policía Abbas Mohamed. También fueron decomisados coches que se cree que podrían utilizarse para atentados con coches bomba y material que sirve para fabricar explosivos. No se produjeron bajas estadounidenses ni iraquíes, indicó Mohamed.

En otra operación, las fuerzas de seguridad iraquíes mataron a un hombre presuntamente vinculado con el Estado Islámico de Irak, una alianza de organizaciones insurgentes de la que forma parte Al Qaeda en Irak. Otros diez presuntos miembros de Al Qaeda fueron arrestados el viernes en un pueblo al nordeste de Bagdad.

Además fueron detenidos en varias incursiones de las fuerzas estadounidenses e iraquíes dos dirigentes del Ejército del Mahdi, milicia del clérigo disidente chií Muqtada al Sadr, así como miembros de Al Qaeda, según este portavoz norteamericano.

En el barrio bagdadí de Nuevo Bagdad fue detenido un hombre presuntamente responsable de la dirección de los ataques de la milicia del Ejército del Mahdi contra las fuerzas iraquíes y estadounidenses. El otro, presuntamente responsable de los ataques del 26 de julio en los que resultaron heridos dos soldados estadounidenses, fue detenido en Taji, a unos 20 kilómetros al norte de Bagdad.

Además, dos presuntos miembros de Al Qaeda, incluido el presunto cerebro de atentados con bomba contra fuerzas estadounidenses e iraquíes y un oficial de la seguridad, ambos de la zona de Abu Ghraib. El segundo detenido habría estado recopilando los nombres de miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes para ser posteriormente asesinados por otros miembros de la célula.

Otros siete presuntos miembros de Al Qaeda fueron detenidos en una incursión en el noroeste de Irak por su presunta relación con ataques contra las fuerzas estadounidenses e iraquíes.

PREPARATIVOS EN KERBALA

Mientras, las autoridades policiales pidieron a los clérigos chiíes que aconsejen a los fieles permanecer alerta para intentar evitar atentados masivos con vistas a evitar muertes en la ya abarrotada ciudad de Kerbala.

La Policía también ha pedido a las direcciones de los hoteles que no acepten huéspedes que carezcan de pasaporte o documentación de residencia para evitar que los extremistas suníes se infiltren en la ciudad.

Además, se prohibirá la entrada de vehículos en la ciudad para impedir los atentados con coche bomba y ya se están instalando controles policiales para proteger los dos principales santuarios que serán el centro de las ceremonias, explicó el jefe provincial de la Policía en Kerbala, Raid Shakir Jawdat.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies